“cultura y democracia en América Latina”

Palabras clave: Literatura, cultura, utopía, democracia, caudillo, barbarie, civilización.

 

Este trabajo pretende construirse a partir de lo que algunos autores han considerado la identidad de América Latina. Sin embargo, si la unidad cultural de América aparece como una construcción más o menos clara, la relación que se ha establecido con la política y la economía han resultado problemática. La democracia ha demostrado como en el orden del deber ser para América Latina, pero corre con el estigma del fracaso.

Incluso para Antonio Lastra llega a demostrar la importancia de la persuasión constitucional para construir la utopía de América. El supuesto fundamental de Lastra radica que la república de las letras, a las que circunstancialmente han pertenecido algunos tiranos de la antigüedad, no es mejor que el imperio de la ley, sobre todo cuando esa ley se ha escrito para que todos puedan leerla por igual. “Un mundo de lectores- un mundo sin censura- es el verdadero contexto de la literatura” (1).

De otro lado, la visión que se construya el escritor sobre América latina corrobora el propósito del escritor latinoamericano de hallar lo universal en la situación real y concreta de América Latina, como menciona Roa Bastos en un ensayo -Imaginación y perspectiva de la literatura latinoamericana: “Para que exista una literatura, además del valor estético de sus obras, es necesario un centro de cohesión interior, una visión coherente y unitaria sobre el conjunto de la realidad. De esta coherencia interior procede la posibilidad de comunicación interhumana de una literatura, en un momento determinado, pero también el sentido de continuidad histórica a través de sus variaciones posibles” (2).

En el Facundo de Domingo Sarmiento, en el Ariel de Rodo como el insomnio de Bolívar de Jorge Volpi aparece la democracia en América de Tocqueville a partir del cual se puede construir la ansiada estabilidad política de la mayoría de los países que declararon su Independencia a partir del siglo XIX. La                   “civilización” como la entendió Sarmiento era una lucha permanente contra la tiranía: “¿Por qué no permites en tu patria la discusión que mantienes en otros pueblos? ¿Para qué, pues, tantos millares de víctimas sacrificadas por el puñal; para qué tantas batallas, si al cabo habías de concluir por la pacífica discusión de la prensa? (3). La demanda de un Tocqueville para su época en Sarmiento iba en explicar el misterio de la lucha obstinada que despedazaba la república, en establecer los distintamente elementos contrarios que se chochaban. Por un lado, en criticar a la inquisición como el absolutismo español que frente a la barbarie indígena iba contra de la civilización europea.

El americanismo en Domingo Faustino Sarmiento se consolidó como un elemento contrario a la civilización, y por ende de democracia, y por el contrario desperdigó ideas racistas donde las inmigraciones europeas enseñarían a trabajar en contraste a: “las razas americanas que viven en la ociosidad, y se muestran incapaces, aun por medio de la compulsión para dedicarse a un trabajo duro y seguido. Esto sugirió la idea de introducir negros en América. Pero no se ha mostrado mejor dotada de acción la raza española cuando se ha visto en los desiertos abandonada a sus propios instintos (4).”

La civilización no es otro que el camino del progreso que se da con la posesión permanente del suelo, de la ciudad, que es la que desenvuelve la capacidad industrial del hombre y le permite extender sus adquisiciones frente a “ El gaucho, a la par de jinete, hace alarde de valiente, y el cuchillo brilla a cada momento describiendo círculos en el aire, a la menor provocación, sin provocación alguna, sin otro interés que medirse con un desconocido; juega a las puñaladas como jugaría a los dados ( 5).”

El gaucho concluye excluido del proceso civilizatorio en Domingo Sarmiento y el destino marcado parece marcado por ser un malhechor o un caudillo necesariamente injusto ocultándose detrás la historia de Juan Manuel Rosas, que clava en la culta Buenos aires el cuchillo del gaucho y destruye la obra de los siglos, la civilización, las leyes y la libertad(6).

Sin embargo, el ataque expreso de Sarmiento contra la “barbarie” como lo manifiesta R. H. Moreno Durán encierra una coartada que no es otra que su propia nostalgia; que más que a la declaración explícita, literal de Facundo, hay que considerar con atención esa vasta relación de acontecimientos encontrados, añoranzas y recuerdos, evidentes en la forma como Sarmiento se refiere al gaucho, al payador, a la pampa y sus ritos, a todo ese mundo , que es suyo, y condena a desaparecer en aras de su propia utopía “ civilizadora” (7).

Como afirma R.H. Moreno Durán América Latina es maridaje, es síntesis, jamás dispersión o aislamiento. Esta verdad que no se inclina por uno u otro aspecto- por la ciudad o el campo divorciados, como quería ratificar Sarmiento a través de su Facundo, sino que ya ha comprendido por la importancia de esta realidad bifronte, ofrece en nuestro tiempo una buena perspectiva para la aprehensión de su identidad en la realidad de un ser total (8).

  1. El Ariel de Rodo.

Todo cambió en la América hispana con la derrota de España en 1898. La situación de Cuba y Puerto Rico aclaró para muchos el sentido de varios episodios del siglo XIX: era el capítulo más reciente de una historia ya larga que incluía la anexión de Texas, la guerra con México, las acciones filibusteras en Centroamérica de los Estados Unidos. Los círculos liberales comenzaron a converger con los antiguos conservadores, y a concebir un nacionalismo hispanoamericana de nuevo cuño, formulado en términos explícitamente antiestadounidenses. Su biblia fue Ariel, obra de un escritor uruguayo, de un país pequeño y convulso pero educado y próspero (9).

Rodo siente admiración ante los Estados Unidos, pero sin quererlos: “porque ellos han sido los primeros en hacer surgir nuestro moderno concepto de la libertad de las inseguridades del ensayo y de las imaginaciones de la utopía, para convertirla en bronce imperecedero y realidad viviente; porque han demostrado con su ejemplo la posibilidad de extender un inmenso organismo nacional la inconmovible autoridad de una república… suya es la grandeza y el poder del trabajo; esa fuerza bendita que la antigüedad abandonaba a la abyección de la esclavitud, y que hoy identificamos con la más alta expresión de la dignidad humana, fundada en la conciencia y la actividad del propio mérito. Fuertes, tenaces, teniendo la inacción por oprobio, ellos han puesto en manos del mechanic de sus talleres y el farmer de sus campos la clava hercúlea del mito, y han dado al genio una nueva e inesperada belleza ciñéndole el mandil de cuero del forjador (10).

Sin embargo, esa democracia es acusada por Rodo de utilitaria y vulgar: “la vida norteamericana describe efectivamente ese círculo vicioso que Pascal señalaba en la anhelante persecución del bienestar, cuando él no tiene su fin fuera de sí mismo. Su prosperidad es tan grande como su imposibilidad de satisfacer a una mediana concepción del destino humano. Obra titánica, por la enorme tensión de voluntad que representa y por sus triunfos inauditos en todas las esferas del engrandecimiento material, es indudable que aquella civilización produce en su conjunto una singular impresión de insuficiencia y vacío (11).” Sobre el triunfo material faltaba para Rodo la chispa eficaz que haga levantarse la llama de un ideal vivificante e inquieto, sobre el copioso combustible donde la idealidad de lo hermoso no apasiona al descendiente de los austeros puritanos (12).

La vieja virtud de los Hamilton, según Rodo, era una hoja de acero que se oxidaba, entre la telaraña de las tradiciones para estar en el absolutismo del número. La influencia política de una plutocracia representada por los todopoderosos aliados de los trusts, monopolizadores de la producción y dueños de la vida económica, se presentaba como rasgos de la democracia americana aunado a la desorientación ideal y el egoísmo utilitario (13).

Así que en contraposición Rodo presenta Ariel, en la cual puede estar representado la América Latina, como su numen, genio del aire, representa en la obra de Shakespeare, la parte noble y alada del espíritu. Ariel es el imperio de la razón, el entusiasmo generoso, el móvil alto y desinteresado de la acción, la espiritualidad de la cultura y la gracia de la inteligencia frente a los vestigios de Calibán, Angloamérica, símbolo de la sensualidad y de torpeza, con el cincel perseverante de la vida (14).

Si en nuestro carácter colectivo falta el contorno seguro de la “personalidad” afirma Rodo: “ que los Americanos latinos tenemos una herencia de raza, una gran tradición étnica que mantener, un vínculo sagrado que nos une a inmortales páginas de la historia, confiando a nuestro honor su continuación en lo futuro. El cosmopolitismo, que hemos de acatar como una irresistible necesidad de nuestra formación, no excluye ni ese sentimiento de fidelidad a lo pasado, ni la fuerza directriz y plasmante con que debe el genio de raza imponerse en la refundición de los elementos que constituirán al americano definitivo del futuro”. (15). Es decir, que se debe mantener la unidad cultural por encima de las divisiones políticas.

Igualmente, en el Ariel de Rodo hace un llamado a la juventud de América. La fe en el porvenir, la confianza en la eficacia del esfuerzo humano aparecen como el antecedente de toda acción enérgica y de todo propósito fecundo. Toca al espíritu juvenil la iniciativa audaz, la genialidad innovadora. Cada generación humana exige que ella se conquiste, por la actividad de su pensamiento, por su esfuerzo propio, su fe en determinada manifestación del ideal y su puesto en la evolución de la ideas (16).

Un ideal montado sobre la Grecia Antigua con una nota de esperanza mesiánica: “Cuando Grecia nació, los dioses le regalaron el secreto de la juventud inextinguible. Grecia es el alma joven. Aquel que en Delfos contempla la apiñada muchedumbre de los jonios-dice uno de los himnos homéricos se imagina que ellos no envejecen jamás. Grecia hizo grandes cosas porque tuvo la juventud, la alegría que es el ambiente de la acción, y el entusiasmo, que es la palanca omnipotente”. P. 144. Atenas además supo engrandecer a la vez el sentido de lo ideal y lo real, la razón y el instinto, las fuerzas del espíritu y las del cuerpo donde la perfección de la moralidad humana consistiría en infiltrar el espíritu de caridad en los moldes de la elegancia griega (17).

El Ariel de Rodo también le otorga el deber del Estado en colocar a todos los miembros de la sociedad en indistintas condiciones de perfeccionamiento. El deber del Estado consiste en predisponer los medios propios para provocar, uniformemente la revelación de las superioridades humanas, donde quiera que existan. Y de acuerdo al decir Tocqueville Rodo piensa que la poesía, la elocuencia, las gracias de la imaginación, la profundidad del pensamiento son colaboradores en la obra de la democracia.

Rodo igualmente toma de Ernest Renan la idea de una nación como una “una gran solidaridad” cuya existencia se ratifica por un diario plebiscito en donde “la conciencia ilustrada de sus habitantes” fungen como guía y luz para el resto de los pobladores. Este entendimiento requiere la capacidad de entendimiento entre todos sus pobladores, donde se sigue lo ya propuesto Bolívar y Martí: toda América Latina es una patria (18).

Sin embargo, concuerdo con R.H. Moreno Durán cuando afirma que el mismo proceso de transculturación de las dos Américas- tanto la sajona como la ibérica- permite apreciar los factores comunes a la gran unión de fuerzas que, de distinto orden y procedencia, han dado constitución a sus manifestaciones particulares de cultura. Valores y espíritu de racionalidad son evidentes en ambas Américas, al igual que síntomas acentuados o no- del más positivismo utilitario. En uno y otro caso coexisten las características de Ariel y Calibán. Leopoldo Zea, ante la factibilidad de una hipotética integración, afirma en su libro La esencia de lo americano que “altamente conscientes de este hecho son ya los americanos, estadounidenses y latinoamericanos, que buscan no ser expresión del práctico Calibán o del espiritual Ariel, sino de una unidad que abarque a ambos, equilibrándolos. Calibán al servicio de los fines de Ariel; Ariel dando fines a Calibán” (19).

2. Calibán de Fernández Retamar.

Para Roberto Fernández Retamar el símbolo de América Latina no es Ariel como pensaba Rodo sino Caliban. El símbolo más acertado es tal vez Calibán- el americano: el indio, el negro, el mestizo. Prospero invadió las islas, mató a los ancestros de los actuales mestizos, esclavizó a Calibán y le enseñó su idioma para entenderse con él: ¿Qué otra cosa puede hace Caliban sino utilizar ese mismo idioma para maldecir, para desear que caiga la roja plaga? (20) Y aunque Rodo según Fernández equivocó los símbolos supo señalar con claridad al mayor enemigo de la cultura latina en su tiempo y en el nuestro. El verdadero enemigo, en realidad es Próspero, un usurpador que es la civilización ajena, el colonialismo que viene a imponer.

Francisco de Quevedo traducía Utopía como “no hay tal lugar”. “No hay tal hombre” puede añadirse. Que los Caribes hayan sido como los pintó Colón es tan probable como que hubieran existido los hombres de un ojo y otros con hocico de perro, o los hombres con cola, o las amazonas, que también menciona en sus páginas, donde la mitología grecolatina, el bestiario medieval, Marco Polo hacen lo suyo. Se trata de la versión degrada que ofrece el colonizador del hombre que coloniza. La versión del colonizador explica que el caribe, debido a su bestialidad sin remedio, no quedó otra alternativa que exterminarlo. (21)

Fernández Retamar afirma que en el libro de Aníbal Ponce humanismo burgués y humanismo proletario de 1935 al comentar la Tempestad de Shakespeare había dicho:” Prospero es el tirano ilustrado que el Renacimiento ama; Miranda su linaje; Caliban, las masas sufridas y Ariel, el genio del aire, sin ataduras con la vida”. Ariel no gozaría en el aire su libertad de espíritu si Calibán no llevara la leña hasta la estufa junto a la cual Próspero relee sus libros. Así, que El giro canibanesco dado por Fernández Retamar como establece Cesar Rodríguez en el prólogo implica interpretar el pasado, asumir el presente e imaginar el futuro desde la perspectiva de los dominados- el colonial, oriente, “el mundo bárbaro”, el Sur, la periferia, el tercer Mundo, el mundo subdesarrollado lo femenino, el indígena, el negro, el mestizo, etc. De acuerdo a Fernández Retamar: “asumir nuestra condición de Calibán implica repensar nuestra historia desde el otro lado, desde el otro protagonista” (22).

Al igual que en la tempestad, el intelectual puede hacerse del lado del dominador- como en efecto lo hace Ariel con Próspero. Si se pone del lado del dominado deberá nombrar las múltiples formas de dominación, y rastrear las conexiones entre las fortunas del dominado y del dominador. Contar la historia desde el Sur implica señalar las bases materiales y culturales de las diversas formas de desigualdad, desde la explotación capitalista hasta la opresión étnica, racial y de género.

Igualmente, implica que el Derecho y las Ciencias Sociales, en especial la economía neoclásica evite soslayar la relación entre el desarrollo del Norte y el subdesarrollo del Sur, la imbricación del capitalismo y el imperialismo, y la conexión entre los centros de poder económico y los centros de producción de conocimiento. La construcción de un canon crítico local en diálogo con académicos, periodistas e intelectuales que piensen el Sur, se convierte en una de las tareas del pensador canibalesco (23).

Fernández Retamar considera que si se pregunta ¿Existe una cultura latinoamericana? podría enunciarse también de la siguiente manera: ¿Existen ustedes? pues poner en duda la cultura es poner en duda la misma existencia y la misma realidad humana, y por tanto estar dispuestos a tomar partido en favor de una condición colonial, ya que se sospecha que sólo se es un eco desfigurado de lo que sucede en otra parte (24).

3. El Espejo Enterrado de Carlos Fuentes.

 Carlos Fuentes afirma que somos indígenas, negros, europeos, pero sobre todo, mestizos. Somos griegos e iberos, romanos y judíos, árabes, cristianos y gitanos. Es decir, España y el nuevo son centros donde múltiples culturas se encuentran, centros de incorporación y no de exclusión. Cuando incluimos nos enriquecemos y nos encontramos (25).

Como lo escribió el novelista Arturo Uslar Pietri todos somos, a través de nuestras nanas negras o indias, triculturales   en la América Española. Aun cuando seamos blancos puros, también somos negros e indios. Pero también un puro negro o un indio puro participan del mundo europeo. Es decir: el triculturalismo no es una cuestión racial. Más bien la cultura se impone al racismo (26).

Como el Aleph de Jorge Luis Borges, donde el narrador logra encontrar un instante perfecto en el tiempo y en el espacio en el que todos los lugares del mundo pueden ser vistos en el mismo momento, sin confusión desde todos los ángulos, y sin embargo en perfecta existencia simultánea encontraríamos en el Aleph hispanoamericano el sentido indígena de la sacralidad, la comunidad y la voluntad de la supervivencia; el legado mediterráneo para las Américas: el derecho, la filosofía, los perfiles cristianos, judíos y árabes de una España multicultural; veríamos el desafío del Nuevo Mundo a Europa, la continuación barroca y sincrética en este hemisferio de un mundo multicultural y multirracial, indio, europeo y negro. Veríamos la lucha por la democracia y por la revolución, descendiendo de las ciudades del medievo español y de las ideas de la ilustración europea, pero reuniendo nuestra experiencia personal de Zapata, en los llanos de Bolívar y en los altiplanos de Túpac Amaru (27).

A diferencia de Fernández Retamar que niega la utopía de Colón, Carlos Fuentes la reconoce, pero el paraíso terrenal fue destruido y los buenos salvajes fueron vistos como “buenos para les mandar y les trabajar y sembrar y hazer todo lo otro que fuera menester”. P. 12 Desde entonces, el continente americano ha vivido, según Fuentes, el divorcio entre la buena sociedad que se desea y la sociedad imperfecta que se vive. Según el escritor mexicano: “hemos persistido en la esperanza utópica porque fuimos fundados por la utopía, porque la memoria de la sociedad feliz está en el origen mismo de la América, como meta y realización de nuestras esperanzas” (28).

A pesar de los males económicos y políticos y en medio de las desgracias de América Latina ha permanecido su herencia cultural. La cultura se ha creado en los pasados quinientos años, como descendientes de indios, negros y europeos, en el nuevo mundo. Y a pesar que Hispanoamérica pueda identificarse en su cultura le resulta dramática la incapacidad para establecer una identidad política y económica comparable. Sospecha Fuentes que se ha buscado o impuesto modelos de desarrollo sin mucha relación con la realidad cultural. Acaso la misión del siglo XXI a partir del redescubrimiento de los valores culturales, sea encontrar la visión necesaria de la coincidencia entre la cultura, la economía y la política. P.15. Fuentes se pregunta ¿por qué no hemos sido capaces de darle a la política y a la economía la continuidad que existe en la cultura? (29).

Según Carlos Fuentes, Bolívar permaneció y luchó arduamente con el problema ¿Cómo gobernarnos después de ganarnos la independencia? El libertador agotó su alma buscando una solución. En el Congreso de Angostura, Bolívar trató de evitar los extremos que padecería la América española durante todo el siglo XIX Y bien entrado el siglo XX. ¿Tiranía o Anarquía? Para alcanzar el equilibrio propuso un Ejecutivo fuerte, capaz de imponer la igualdad jurídica ahí donde predomina la desigualdad y un despotismo ilustrado. Bolívar advirtió contra “una aristocracia de rango”, de empleos y de riqueza que aunque: “hablen de libertad y de garantías, es para ellos solos para lo que las quieren y no para el pueblo… quieren la igualdad para elevarse… pero no para nivelarse ellos con los individuos de las clases inferiores¨ (30).

Pero si Bolívar dice Fuentes es discípulo de Montesquieu por la insistencia que las instituciones se adapten a la cultura, no lo es de lo de los federalistas norteamericanos, a los que explícitamente rechaza por su nombre: ¨consultaremos el Espíritu de las Leyes, y no el de Washington”. Pero otra influencia más honda, la de Rousseau y su visión de la Virtud política, le lleva a proponer un cuarto poder, Moral, cómo apéndice a la constitución y terna de reflexión para el porvenir. Sin embargo, entre el poder moral “impracticable” en los tiempos presentes, y el ¨sol” presidencial Bolívar no halló lo que Montesquieu presuponía: una sociedad civil (31).

Como lo repite Carlos Fuentes: “en realidad, nuestra necesidad primera y continua fue siempre la de una sociedad civil independiente, un pluralismo autónomo de actividades sociales, intelectuales y económicas sobre las cuales construir instituciones democráticas flexibles y duraderas”. (32) Sin embargo, si la sociedad civil pluralista como las instituciones democráticas brillaban por su ausencia, Bolívar afirma Fuentes concibió “una ¨nación liberal¨ creada por el Estado, el cual, a su vez, educaría una ciudadanía democrática. ¿Podría esto lograrse sin fuerza?, ¿entonces no correspondería al ejército gobernar a la nación? ¿Y una nación gobernada por un ejército, podía ser liberal y democrática? (33)

Quizá Bolívar menciona Carlos Fuentes temía el poder de los caciques, cuyas ambiciones en muchas ocasiones balcanizaron las repúblicas nacientes. También, Bolívar jamás consideró los modelos alternativos de autogobierno mediante la identificación cultural, pero al mismo tiempo, promovió una magnifica visión de la unidad latinoamericana, prematura, pero duradera, abierta a las promesas del futuro y a las realidades cambiantes de la política internacional. En su llamado al Congreso Anfictiónico en 1824, Bolívar le pidió a la América Latina instrumentos de unidad y consejo. Significativamente, no invitó a los Estados Unidos de América. Acaso afirma Carlos Fuentes conocía ya la carta de Thomas Jefferson a James Monroe, fechada en 1823, en la cual el estadista predice una rápida expansión de los Estados Unidos más allá de sus fronteras, a fin de cubrir, “todo el continente norte, y acaso el sur” (34).

Las guerras de Independencia liberaron a múltiples y novedosas fuerzas sociales. Heterogéneas y crudas, sintieron poca necesidad de compartir la angustia de Bolívar. Eran las mayorías indias, negras y mulatas, ni siquiera representada en el Congreso de Angostura. Eran los terratenientes criollos, quienes no habían apoyado la independencia a fin de perder sus propiedades o darle el poder a los “pardos”. Y, sobre todo, eran los nuevos caudillos militares, como Páez, que después de la guerra entraron en posesión de las extensiones territoriales otorgadas por Bolívar para pagarles sus servicios en tiempos de guerra, pero todos ellos le dieron la espalda a Bolívar en su larga y solitaria peregrinación hacia la muerte. No sin antes pasar por la dictadura y el fracaso (35).

Nadie aprende a nadar asegura Fuentes si no se arroja al agua y lo que la América española habría de aprender, sólo podía hacerlo mediante la independencia. Se aprendió que la Corona y la iglesia eran nuestras más viejas instituciones, se expulsó aquélla y se tenía que poner está en su sitio justo. Se aprendió que nuestra realidad más novedosa y endeble era la sociedad civil; se aprendió la necesidad de una vigorosa clase media, pero no a expensas de los talentos creativos de las comunidades rurales. Los círculos intelectuales y los partidos comenzaron a manifestarse, pero entre la ausencia de la monarquía y la debilidad de la sociedad civil, entre la fachada de la nación legal y la sustancia de nación real, se abrió un vació que sólo fue llenado por el soldado afortunado, el hombre fuerte, el tirano (36).

 4. El insomnio de Bolívar de Jorge Volpi.

Jorge Volpi afirma que quizá la única manera de llevar a cabo el sueño de Bolívar sea dejando de lado a América Latina. La región no ha dejado de estar sometida a la imagen que los europeos le han impuesto, en una lógica que la convirtió en objeto de un proceso simultáneo de colonialismo y modernización. América Latina, según Volpi, no es una realidad ontológica, sino una invención geopolítica. La región ha sido vista como una porción indispensable de Occidente- el lugar donde su imaginación fue puesta en práctica- y como un territorio perdido para Occidente. (37) Para rematar sostiene Volpi nunca como hoy América Latina había sabido tan poco de América Latina y el mundo parece también haberse olvidado de nosotros (38).

Igualmente para el autor existe de una profunda decepción con la democracia en América Latina que aquí no es una simiente que ha florecido poco a poco, un modo de vida o una costumbre, unas reglas de vida comúnmente aceptadas o una forma de inmunizar a los particulares contra los abusos de poder, sino un dios esquivo y voluble, un salvador a quien se puede volver a crucificar (39). P. 91

La democracia en América Latina para Volpi ha sido un incómodo aguijón y un anhelo siempre propuesto, una promesa y una fuente de angustia, una calamidad y un sueño que, inclusos en los periodos que se ha puesto en práctica, ha provocado tanta insatisfacción como esperanzas. P. 92 Todos proclaman su fe democrática y su apego a la legalidad, pero al mismo tiempo conducen a la democracia hasta sus límites, esquivan los preceptos que les incomodan y, en casos extremos, sabotean a la democracia por medio de procedimientos falsamente democráticos (40).

América Latina perfeccionó, así, la democracia imaginaria: un sistema que prescribe el libre sufragio, la división de poderes y una lista de derechos elementales, pero que en realidad se encuentra por la voluntad de un caudillo, de un partido o un grupo; un sistema, pese a figurar la ley, las garantías individuales son sistemáticamente olvidadas o violadas, donde los estados de excepción se convierten en regla y donde las votaciones se llevan a cabo como farsas cívicas destinadas a constituir un poder constituido de antemano( 41).

Sin embargo a pesar de toda su desesperanza Volpi propone que la solución a sus problemas no proviene en la vía revolucionaria del pasado sino en acentuar las reformas institucionales del presente: entre estos dos extremos dice radica la verdadera “lucha por el alma de América Latina”. P. 57 De alguna forma, creo que los planteamientos de Volpi de hecho generan un diagnóstico de la situación y una prescripción de lo que hay que hacer. Por ejemplo Volpi   cita a Norberto Bobbio y prescribe que sin protección de los derechos humanos no puede existir democracia, así como  la desigualdad de la región genera un caldo de cultivo contra las mismas instituciones libres. Igualmente, cuando considera que los partidos políticos son verdaderos negocios no deja ver la necesidad de partidos políticos acomodados a los intereses de la ciudadanía.

Por otro lado, Volpi crítica que la única expresión legitima de América Latina sea la del realismo mágico.   En primer lugar ha borrado de un plumazo la relevancia de todas las expresiones previas en literatura, desde los balbuceos del siglo XIX hasta las vanguardias del siglo XX, Borges y Onneti, la novela realista comprometida posterior- en especial la de la Revolución Mexicana, las búsquedas formales de los cincuenta y el contagio de la cultura popular de los sesenta. En América Latina los niños ya no nacen con cola de cerdo aunque miles sigan habitando pueblos y barriadas semejantes a porquerizas. Pero el fin de un apotegma que enaltecía esta vertiente como única expresión de nuestros países al fin se ha desvanecido. Gracias a lo anterior, la ficción en América vive un momento inédito, por primera vez no es víctima de un ser novelístico.

Para terminar, Volpi afirma que si Estados Unidos no quiere tener un “Estado Fallido” al sur de su frontera, y si México no quiere verse excluido del desarrollo, será necesario abortar la anacrónica noción de identidad nacional y aventurarse a explorar nuevos modelos de vecindad. Estados Unidos necesita un México seguro y próspero tanto como México necesita una economía saludable. Es decir, acabar la frontera.

Sin embargo, el presente debate del candidato republica Donald Trump contra la emigración mexicana y sus claras ideas racistas, al igual que el conflicto generado en la opinión pública en los Estados Unidos por la emigración de niños centroamericanos implica que el debate cultural América Sajona y América hispana debe realizarse con un mayor calado, más allá de las mariposas amarillas o los niños con cola de cerdo. Posiblemente tendrá que aprender la lección que deja el Ariel de Rodo o retomar el espíritu canibalesco de Fernández Retomar y desenterrar el Espejo Enterrado de Carlos Fuentes para hallar los dilemas políticos que enfrentaron las repúblicas latinoamericanas después de su independencia.

NOTAS DE PIE DE PÁGINA.

 

  1. Antonio Lastra “el pretexto de América en Cervera, Vicente et al. El ensayo como género literario. Murcia: Universidad de Murcia, 2005.
  2. H. Moreno-Durán. De la barbarie a la imaginación. Bogotá: Ariel, 1995.p. 81.
  3. Domingo Faustino Sarmiento. Facundo. Bogotá: Ediciones Universales (sin más datos). P. 16
  4. Ibídem, p 27.
  5. Ibídem, p. 55.
  6. Ibídem, p. 60.
  7. H. Moreno Durán. Op. cit. P. 66.
  8. Ibídem, p. 62.
  9. Enrique Krauze. Redentores Ideas y poder en América Latina. Bogotá: Mondadori, 2011. P 48.
  10. José Enrique Rodo. Ariel. Madrid: Editorial Cátedra, 2000. P. 200.
  11. Ibídem, p. 205.
  12. Ibídem, p 205-208.
  13. Ibídem, p 212.
  14. Enrique krauze, op. cit. P 139.
  15. José Enrique Rodo. Op cit, p. 198.
  16. Ibídem, p. 142.
  17. Ibídem, p. 156 y 168.
  18. Enrique krauze, op cit, p.52.
  19. H. Moreno Durán, op. cit. P. 53.
  20. Roberto Fernández Retamar. Todo Caliban. Bogotá: Ediciones Ilsa, 2005, p 48 y 49.
  21. Ibídem, p 39.
  22. Ibídem, p. 14.
  23. Ibídem, p. 16 y 17.
  24. Ibídem, p. 33.
  25. Carlos Fuentes. EL espejo Enterrado. Madrid: Editorial Taurus, 1997. P. 526.
  26. Ibídem, p. 360.
  27. Ibídem, p. 527.
  28. Ibídem, p. 12.
  29. Ibídem, p 469.
  30. Ibídem, p. 363.
  31. Ibídem, p 373.
  32. Ibídem. P. 374.
  33. Ibídem, p. 375.
  34. Ibídem, p. 374.
  35. Ibídem. P. 376.
  36. Ibídem, p. 380.
  37. Jorge Volpi. El insomnio de Bolívar. Bogotá: editorial Mondadori, 2009.p. 54.
  38. Ibídem, p. 82.
  39. Ibídem, p. 91.
  40. Ibídem. P. 62.
  41. Ibídem. P. 93.

 

 

Lack of Political Stability in Colombia

“We are grateful for the people of the world who have fought for colombia’s peace”.

 

Colombia is a country with 48 million inhabitants, and since reaching independence in 1810 from Spain has tried to reach political stability. However, geographical conditions, the Andeans mountains, have divided the country in three ridges. Integrating all regions has been very difficult. Civil wars in the nineteenth century were the way to build the Colombian nation, and in the twentieth century, although progress was obtained, social conflicts have divided the country. The liberal leader, Jorge Eliecer Gaitan, was assassinated in 1948, when he would have been elected president, and the violence spread into the entire country, which left 300,000 murdered. The communist guerrilla  FARC movement was created in 1964 as peasant resistance against the violence and a fight for lands. Belisario Betancur in 1982 started a peace process to answer the problem with the FARC, but it was a failure. In February of 2000 the president of Colombia of that time, Andres Pastrana Arango, was forced again to cancel the peace process he started. At this moment, the Colombian government of Juan Manuel Santos is trying to reach an agreement with the FARC in La Habana to end the armed conflict, which has remained for almost fifty years. However, right now a hard-right wing presidential candidate could end the fragile dream of peace and modernity for the next generation. In general, the armed conflict in Colombia has had three consequences.

First, Colombian people have been living with a humanitarian crisis and a systematic violation of human rights. The Union Patriotica political party, which was created by the FARC during the peace process of the government of Belisario Betancur, was exterminated. Furthermore, according to Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES), there were 250,000 people displaced by armed conflict in 2012, but it is difficult to be precise the exact number of displaced or killed since 1982, beginning of the  peace process, until now. But, for sure, the most severely affected by the armed conflict has been  civil society. According to the Centro de Memoria Histórica (CMH), Paramilitary forces, irregular army created to combat the guerillas, committed 1116 massacres and the FARC took hostages, kidnapped civilians and destroyed towns to attack police stations with cylinder pumps in the south of Colombia. To sum up, life is the first casualty of armed conflict.

Second, without political stability, it is impossible to think about human development. Colombia had a similar GNP to South Korea in 1950, since that time the latter has invested in education, and with few natural resources has a strong economy and better social indicators than Colombia. According to Departamento Nacional de Estadística from Colombia (DANE), 32 percent of the population in Colombia is poor and 10 percent are extremely poor. Moreover, the national budget has had to invest in military and police to protect infrastructure and to defend a weak state. Some foreign companies have abstained from investing in Colombia, considering it a risky country, and only large oil and coal companies feel their investment save safe. However, this had little impact in the region to transform the conditions of the people. As we have seen, political stability is a requirement for human development.

Third, in Colombia today the cocaine economy feeds the armed conflict. The FARC handles 50% of this business, which reports great incomes every year. They are at war to control territories to ensure production and to manage the routes to export abroad. Furthermore, the cocaine cartels defend this profitable business with deadly force, and the FARC wants an attractive treaty with the Colombian government to guaranty political participation for the guerrillas and to resolve the problems of the peasants’ lands. To sum up, the cocaine economy will  continue to feed the armed conflict in Colombia.

In conclusion, the lack of political stability in Colombia has brought a humanitarian crisis and a violation of human rights. Colombia has excluded many people from human development and access to opportunities to obtain a life with dignity. Moreover, the same armed conflict ensures that these conditions will continue. However, the Colombian Government, the FARC and the Colombian people must have the political will to end this situation, which has remained for too long.

The Giver

Imagen

Why Sameness is possible  if Jonas on his way to Elsewhere recognize colors and birds in the trees? How could be imaginable a society which has decided to leave only with functional and a destiny defined by a council of elders? Sameness is the space for genetics and birthmoters only have been chosen by reproduce. Is it possible a society without pain, so perfectly where there aren´t possibility to match mistakenly for a marriage?

However, Jonas could know that his society lived without love when the giver transmit this feeling in a memory: “On the floor there were packages wrapped in brightly colored and tied with gleaming ribbons. As Jonas watched, a small child began to pick up the packages and pass them around the room: to other children, to adults who were obviously parents, and to an older, quiet couple, man and woman, who sat smiling together on a couch”. 1. Jonas found out that there were cries of delight where they hugged one another.

Jonas could criticize his own society “if everything´s the same, then there aren´t any choices” 2. He found he was often angry, now that his groupmates were satisfied which had none of the vibrant his own was taking ownership. And he was angry at himself, that he could not change that for them. 3

However, I think Jonas changed his position when the Giver transmit the memory of war: “The cries of the wounded men, the cries begging for water and for Mother and for death”4. “Jonas did not want to go back. He didn´t want the memories, didn´t want the honor (to be receiver),  the wisdom or the pain. He wants his childhood again, his crapes knees and ball games. He sat in his dwelling alone, watching through the window, seeing children at play, citizens bicycling home from uneventful days at work. 5

The attraction of Seamless is a life without pain. The function of the Giver precisely is keeping the memory of the past to avoid pain to others in this community, but the price who pays is his own pain and a feeling of loneliness. As Jonas said: “The worst pain of holding the memories is not the pain. It´s the loneliness of it. Memories need to be shared”6.

Why failed Rosemary, the first receiver before Jonas? The Giver said “But she was like you, Jonas, she want to experience everything. She knew that it was her responsibility. And so she asked me for more difficult memories… And I gave her loneliness. And I gave her loss. I transferred a memory of a child taken from his parents”. 7 Furthermore, The giver gave her anguish of many kinds. Poverty, hunger, and terror. We know the result, Rosemary asked to be released, metaphor of dead in Sameness.

Jonas left Sameness and escapes with the little Gabriel, who names gay, before Jonas´s father condemn him to be released. Meanwhile the giver transmits memories of courage in the journey to Elsewhere. They wanted to break the structure of sameness. When Jonas approached the summit of the hill he began suddenly to feel happy. He remembered his past and found the sled that was waiting for him.

When Jonas received his first training the giver gave this image of the same sled, snow and the hill that was coming for many generations back. Jonas was stopped by the obstruction piled of snow. But now, Jonas would go downward and faster. The music in the Giver gave him ability to go beyond and liberate the darkness of the same. I hope so it was not only an echo.

FOOTNOTES.

Lois Lowry. The giver. New York: Random House, New York, 2002.P. 123.
Ibid. p. 97.
Ibid. p. 99.
Ibid.119
Ibid. 121
Ibid. 154.
Ibid. 142.

Cambio estructural para la igualdad. Una visión integrada del desarrollo. Cepal

-El cambio estructural implica colocar en el centro de la dinámica los cambios cualitativos de la estructura productiva. Hoy esto tiene sus particularidades en gran medida marcados por economías abiertas que definen sus patrones de especialización de cara a la inserción en los mercados mundiales.

-En este giro hacia la movilización en redes y el mayor espacio de la política, los jóvenes de hoy muestran una sorprendente creatividad en el uso de los espacios y los recursos disponibles, y una renovada capacidad reflexiva en torno al destino colectivo. Por lo mismo son estas generaciones más abiertas al cambio de rumbo, con énfasis en la mayor igualdad social, en nuevas formas de producir y orientar el crecimiento, en el acceso más oportuno al desarrollo de sus capacidades y en una defensa más conciente de la sostenibilidad ambiental.

– Los dos tipos de eficiencia dinámica están muy relacionados, en general, los sectores cuya demanda crece má rápido sino también los de mayor dinamismo tecnológico e intensidad en conocimientos.

– El segundo patrón es el crecimiento insostenible en función dle desequilibrio externo, y se observa en dos momentos; la segunda mitad de los setenta y los años noventa. Cada uno termina en una crisis y en un periodo recesivo,  la ” decada perdida” de los años ochenta   ( 1982.1990) en el caso del primero, y la ” media década perdida” ( 1998:2000) en el segundo caso.

En los países suramericanos exportables de minerales y bienes intensivos en recursos naturales la balanza comercial en el periodo 2006-2011 pasa del déficit al superavit, a la vez que se registran tasas elevadas de expansión económica. A diferencia de lo que ocurría en los años 80 y principios del 2000, el cambio hacia posiciones de superavit refleja un alivio en la balanza de pagos y un esfuerzo para pagar los compromisos de la deuda.

– El periodo 2003-2010 para América del sur ( convergencia sin vulnerabilidad externa) es excepcional y hay indicios de que en algunos países pueden resurgir problemas  en el sector externo.

Poemas de Viaje

 

Vidrios rotos

Pobre alma rica de cristal tosco

No debería quererte sin embargo te quiero

Con la puerta abierta siempre abierta y a la vez siempre cerrada

Abandonado  a las hambrientas caricias del fuego

Atravesable

Ruiseñor herido con puñales

Recuerdo cuando de una pedrada en una isla tumbé un pajarito,

magullado con su sangre caliente.

Despecho de amor herido

Reaparecieron demasiado ocupados para recibirnos

Una antigua, olvidada y nuevamente vista estrella.

Cadáver de rostro ennegrecido

Tarro de piernas de asesino deseadas

Escupir un teorema

Trofeo de condón en mano

¡quita la mano de allí! y no es una metáfora

El fusil del bolígrafo sobre el papel en blanco

La nada de una rosa arrugada

Recuerdo del muerto que habla con Consuelo

Fiesta de cuervos de un amigo solo

¡Del grito de un amor fallido!

Mi muerte, tu muerte.

Recoged la Rosa

 

 Cloaca del Imperio Nueva York

Singers with impeccable diction

To leave behind the perfect red rose, laying in the gutter, by his side codfish wings

Si has visto que un estudiante tiró la perfecta rosa roja recogedla y entrégala a su legítimo dueño, y si desapareció con Mallarme que resurja de su ceniza.

¡Basta ya de tanta cursilería en el amor!

¿Y no es serio intentar comprender por que las flores se esfuerzan en fabricar espinas que no sirven nunca para nada?

Cervatillo que huye del pincel con la muerte del poeta

El daño necesario de la escritura

La entrega de un cuerpo que no miente

La culpa y el lloro del sexo convulso

El abandono de una flor tan especial

Poeta marsupial que propaga el morbo

La suplica a la voz de Beatriz ante el retorno al infierno

La armonía que se brinda con un obsequio

Reclamo al cielo ante la desgarradura

Pero el amor perfecto todo lo puede y todo lo soporta

Demasiado bueno e ingenuo en un mundo cruel

Gesto del abandono repetido ante un alma vacía con  la  impronta  del   niño que llora  la ausencia de la madre

Pintura  que requiere la arcilla de sus manos

Un olvido que duele

Todo por el niño que jugó con Beto y Alonso, que embriaga su pena.

Volver al sí mismo de la arena pisada sobre la leve arena del mar, cuerpo desnudo acurrado sobre su murmullo en medio de un albatros que vuela.

Lamento sin melancolía de las tumbas olvidadas  de los cementerios y muerto tras     muerto de nuestra historia. El petirrojo que vuela en el parque de San Antonio  ante las palabras de puñal de la voz amada que  como pava real se luce en la Loma de la Cruz, la conmoción que reaparece ante la crucifixión del cuerpo por la pena, o por el dolor inenarrable de un trabajador que muere por un accidente en un trapiche.

Fluido de las metáforas del poeta loco que escucha las gaviotas y  del lamento de las aves ante el mor del amado por la libertad de la voz amada, pero  escucha por un milagro de la Guadalupe leer El Principito de Saint-Exupery quien lloró al reconocer que había cinco mil rosas parecidas a la suya, pero también darse cuenta que su flor es única y saber lo que significa “   crear lazos”  de tener necesidad uno del otro.

El perfecto amor destierra todo miedo, todo terror, abre el corazón  y nos llena de palabras que dar. Con pesar que la antigua estrella niegue los besos que hacen ver la luz del cielo, vamos a la fiesta de Nueva York al recital de Lorca  o a escuchar palabras sobre la novela finisecular del  Silva o whatever, que también   recuerda la inocencia de un niño que acaricia a su corderito,  baila en la fiesta de su cumpleaños de cinco años y ayuda al mago en su acto de magia tragando papel, pero también quiere rehacer su vida con un amigo bello que encuentra la diferencia de un pasado.

 

Rosa Alquímica

Yo creo que la imaginación humana no ha inventado nada que no sea cierto en este mundo o en los otros.

Gerardo Nerval.

Hay que inventar el corazón de las cosas, si se quiero descubrirlo un día.

Gaston Bachelard.

 

 

 

Rubicón de Tom Holland (fragmentos)

Apareció también otra señal: un enorme dragón rojo con siete cabezas y diez cuernos, y en las cabezas siete coronas; con su cola barre la tercera parte de las estrellas del cielo, precipitándolas sobre la tierra.

Apocalipsis 12 3,4.

-Los soldados de la 13  aguzaron el oído. No estaban acostumbrados a esperar. Habitualmente cuando se avecinaba una batalla, solían moverse y atacar como un rayo.

– Para César era el momento de la verdad. Podía someterse a la ley, abandonar su mando y ver cómo se acaba su carrera o podía cruzar el Rubicón.

– No es que le sirviera de mucho a Tarquino. En el 509 a J. C sucumbió a un golpe palaciego. Roma había sido gobernada por reyes durante más de doscientos años, pero Tarquino, el séptimo de la dinastía , sería también el último.

– La república no era como los demás estados. Mientras que las ciudades de los griegos sufrían repetidas guerras civiles y revoluciones, Roma era inmune a esos desastres. Ni una sola vez, a pesar de todos los trastornos sociales del primer siglo de la existencia de la República, se había derramado en sus calles la sangre de sus propios ciudadanos. El negocio público -res publica- era lo que significaba república. Sólo al verse reflejado en la mirada de los conciudadanos podía un romano reconocerse como hombre.

– Como heredero del trono de Alejandro Magno, el rey del país había dado por hecho que podía ser tan soberbio como quisiera. A pesar de repetidos y dolorosos encuentros con los ejércitos de la República, nunca se deshizo por completo de esa asunción y en el 168 a. J.C. los romanos perdieron definitivamente la paciencia. Roma abolió la monarquía, primero dividió Macedonia en cuatro repúblicas títere, y después, en el 148, completando la transformación pacificadora a potencia ocupante, pasó a gobernar directamente el territorio.

– Un ciudadano se definía a sí mismo por su asociación con los demás, con los que compartía alegrías y penas, ambiciones y miedos, festivales, elecciones y la disciplina de la guerra. Como una urna que cobraba vida por la presencia de un dios, el tejido de una ciudad se convertía en sagrado por la vida comunal que cobijaba en su seno.

– Pero un clima templado no era el único que los previsores dioses habían otorgado a los romanos. Contaban con colinas fácilmente defendibles, con un río que les daba acceso al mar, y con manantiales y frescas brisas que mantenían sanos los valles.

– En Roma, los recuerdos se guardaban celosamente.

– En el 367 a. J. C se aprobó una ley que permitía a cualquier ciudadano presentarse a ser elegido para los más altos cargos de Estado, derecho que hasta entonces se había arrogado en exclusiva a los patricios.

– Ni siquiera los ciudadanos más pobres querían cambiar la sociedad, sino sólo que les fuera mejor e ella. la desigualdad era un precio que los ciudadanos pagaban a gusto por su sentido de la comunidad.

– Uno de esos cargos reservados a los plebeyos, el tribunado, ofrecía inmensas oportunidades para el lucimiento personal.

– Los romanos al parecer no habían sido el único pueblo que había recibido la visita de la Sibila.

– Durante tres años, los cartaginenses resistieron a pesar de la abrumadora superioridad del enemigo y, en las últimas etapas del asedio, contra la dirección militar del mejor soldado de Roma, Escipión Emiliano. Al fin en el 146, la ciudad fue tomada al asalto, despojada de todos sus tesoros e incendiada. El infierno duró diecisiete días. Sobre las arrasadas y humeantes ruinas, los romanos decretaron un edicto según el cual, bajo la pena de muerte, se prohibía que nadie volviera e edificar en aquel lugar.

– Pérgamo demostró que sí se podía gestionar de forma efectiva el cobro de impuestos y que, de hecho, era una oportunidad asombrosa de conseguir beneficios, y de un modo relativamente sencillo.

– Las minas que Roma arrebató a Cartago más de un siglo atrás se entregaron a los publicani, que empezaron a explotarlas con su estilo habitual. Una sola red de túneles podía extenderse a lo largo de más de 250 kilómetros cuadrados y emplear hasta cuarenta mil esclavos, que trabajan en una verdadera muerte en vida. Sobre el pasaje , tan lleno de agujeros que parecía atacado de viruela, siempre se elevaba una cortina de humo que salía de las fundiciones a través de chimeneas gigantes, un humo tan cargado de agentes químicos que quemaba sobre la piel desnuda y la volvía blanca, tan tóxico que los pájaros que intentaban cruzar sus columnas morían inmediatamente. El poder romano se expandía, y a poco distancia de su vanguardia se veían las nubes de gas.

– Para asegurarse de que la lealtad que le mostraban las ciudades griegas fuera irresistible, Mitríades les escribió ordenándoles la masacre de todo romano e italiano que hubiera quedado en Asia. Los griegos cumplieron sus órdenes con un salvaje placer. La atrocidad fue todavía más terrible por el secreto con el que se preparó y por la perfecta coordinación de los ataques. Las víctimas fueron reunidas y masacradas por asesinos profesionales, cortadas a tajos mientras se aferraban a estatuas sagradas, o asaeteadas mientras intentaban huir nadando en el mar.

-Para los italianos , el desvencijado nuevo estado no fue desde el momento sino  la segunda mejor opción, siendo la segunda mejor opción convertirse en ciudadanos de Roma… A principios de la Guerra, tras la derrota del principal ejército romano en Italia Central, los supervivientes se vieron forzados a una resistencia desesperada contra hombres tan bien armados y entrenados como ellos. A lo largo de todo el verano del 90 a. J.C libraron una sangrienta guerra de trincheras que hizo que el frente de los rebeldes retrocediera lentamente hasta que cuando se acercaba el tiempo de la cosecha, y con él , el final de la temporada de campaña, se dispusieron al enfrentarse al enemigo una vez más. Pero cuando los ejércitos se pusieron frente a frente, los soldados de ambas partes comenzaron a reconocer a amigos, a llamarse unos a otros, y luego depusieron las armas.

– Rodas era desde hacía tiempo el puerto de almacenaje y distribución más importante del Mediterráneo oriental, y , al castigarla, los romanos demostraron que podían jugar con la economía con el mismo devastador efecto que conseguían poniendo a sus legiones en el campo de batalla. Abrieron un puerto libre en la isla de Delos y se lo ofrecieron a Atenas. En consecuencia, Rodas vio cómo sus beneficios se hundían y Atenas se enriqueció.

– Habitualmente no se permitía a ningún ciudadano que portara armas pasar por la ciudad. Sila fue el primer general en dirigir un ejército romano contra su propia ciudad en 421 años de historia de la República.

– Craso había viajado hasta España, donde el mandato de su padre como gobernador había resultado tremendamente lucrativo. Incluso  mientras se escondía en una remota playa, el fugitivo se permitió vivir a lo grande, con sus sirvientes llevándole comida y esclavas núbiles a su cueva. Entonces, tras varios meses subsistiendo en tales condiciones, las noticias de la muerte de Cinna le animaron a reclamar todo el patrimonio que le habían arrebatado a la familia.

– A diferencia de Craso, Pompeyo no tenía ninguna enemistad personal con el régimen de Mario. Antes de la llegada de Sila se le había visto husmeando alrededor del campamento de Cinna. Evidentemente el espectáculo de su colapso y motín le debío convencer de que sería mejor pasarse al bando de Sila. Pompeyo tenía olfato para descubrir donde se hallaban las mejores oportunidades.

– Cuando los Samnitas aparecieron a la vista de las murallas de Roma, su comandante les ordenó arrasar la ciudad por completo: ” Creéis que esos lobos que han atacado tan terriblemente las libertades de Italia desaparecerán si no se destruye el bosque que los cobija? ”

– Era muy típico de la República que el mayor privilegio que concedía a uno de sus conciudadanos era someterse al voto de los colegas y ganar todavía más gloria.

– En la extensión llana y abierta del campo de Marte sólo se elevaban unas pocas estructuras. Una de ellas, la de mayor tamaño, era un recinto lleno de barreras de madera que formaban pasillos, una estructura similar a la que se usa para encerrar al ganado. Los romano la llamaban el Ovile, redil. Allí era donde se celebraban las elecciones a las magistraturas.Los votantes pasaban a través de pasillos en bloques separados. La naturaleza de la República era regocijarse en la complejidad, así que la organización de esos bloques cambiaba de forma muy confusa de una elección a otra.

– Y allí fue también donde Sila, tras la batalla de puerta Colina, ordenó que se llevara a los prisioneros samnitas a la Villa pública. Fueron encerrados tras los arcos del edificio central, un salón de actos de dos pisos cuyas salas eran lo menos indicado para servir de celdas para prisioneros de guerra.

– Al final, sin embargo cuando Craso añadió a la lista de proscritos el nombre  de un millonario que era obviamente inocente, dejó que su avaricia le llevara demasiado lejos y Sila perdió la paciencia.

– Décadas más tarde todavía seguían lamentando la pérdida del antiguo edificio, consagrado por los héroes históricos de la República, y se quejaban que ” su ampliación parecía haberla encogido”.

– “Metrobio, el travesti, había conocido mejores tiempos, pero Sila nunca dejó de insistir en que de todos modos seguía enamorado de él”.

– Los políticos capaces de convencer a sus colegas senadores de que esa rectitud no era sólo fantasía adquirieron considerable prestigio. La severidad y la austeridad eran temas que seguían dando réditos políticos.

– Su gesta más dandi de César fue encargar una villa  en el campo para luego, justo cuando se había acabado de construir echarla abajo porque no alcanzaba sus exigentes expectativas… Sus enemigos más astutos  se dieron cuenta que a pesar de que no se perdía una juerga y de que se marchaba siempre el último de la fiesta, jamás llegaba al punto de jugarse la salud. De hecho, sus hábitos alimenticios eran tan frugales como los de Catón y raramente bebía alcohol. Aunque sus apetitos sexuales eran notorios, ponía mucho cuidado en la elección de sus parejas, en la que mostraba una cautela fría y calculadora. Cornelia, su mujer, había  muerto en el 69 a. J.C, y César , en busca de una nueva esposa, se había fijado en Pompeya, nada menos que la hija de Sila.

-No sólo era que Craso anduviera maquinando cómo colocar a en el consulado alguien a quien pudiera manejar. Catalina tenía otras ventajas. Era popular en las fronteras más sórdidas de la vida política: entre las bandas de delincuentes de clase alta que se peleaban en Subura; en los salones de las mujeres disolutas e intrigantes. Para el abstemio Craso, ex cónsul, ése era un mundo al que no podía llegar, a pesar que Cicerón le aguijoneara que bailaría en el Foro si con ello podía ganarse una herencia. Puede que así fuera, pero mientras Craso tuviera a Catalina bajo su égida,  pescando en las turbias aguas del submundo, estrechando manos en los salones y tramando intrigas en los bares que estaban abiertos hasta altas horas, era la dignidad de éste, y no de su amo la que estaba en juego.

– Al igual que César al presentarse a pontifex máximum, Catalina lo había apostado todo a una sola jugada. Había apostado a que le sería posible ser Jano y enseñarle una cara a la élite senatorial y ecuestre, y otra a los pobres, los endeudados, los desposeídos. Había perdido.

– Parecía que la misma República estaba en peligro. Ese era el grito que desde siempre había unido a la aristocracia contra los demasiados ambiciosos y también lo hizo en esa ocasión . Cátulo, el principal crítico de la inconstitucional carrera de Pompeyo, había muerto poco después muerto del juicio de Clodio, quizá empujado a la tumba por el disgusto que le causó el resultado, pero Catón seguía siendo un firme defensor de la tradición y estaba más que dispuesto de arremeter contra Pompeyo.

” Desde el primer momento, el plan de Pompeyo ha sido saquear el mundo entero, y también los mares, agitar los reyes bárbaros frenéticamente, desembarcar en nuestras costas italianas a salvajes armados y movilizar enormes ejércitos. Aquí de puño y letra de uno del portavoz más elocuente de la República, se hallaba un eco de las profecías pronunciadas al menos un siglo antes. Las elucubraciones de Pompeyo se habían contagiado de una fiebre apocalíptica que era endémica entre los pueblos de Roma. ¿ No había predicho la Sibila que Italia sería violada por sus propios hijos? ¿ Y no había dicho el propio Mitrídates que un gran monarca armado con el dominio del mundo emergería de Oriente?

– Alejandría era la muestra de lo que podía lograr un rey. Pero no un rey cualquiera.

– Y Cleopatra interpretaba el papel de faraón con solemne seriedad. Era la primera reina griega que hablaba egipcio. Durante la guerra contra su hermano había acudido en busca de apoyo no a Alejandría, sino a sus súbditos nativos en las provincias.

– Cicerón era dolorosamente consciente de que no lo había hecho bien en la guerra, y el haber aceptado el perdón de César había confirmado su reputación de chaquetero.

– Claramente los diez años de dictadura de César iban a transformar la apariencia de Roma para siempre. Una ciudad que siempre había expresado sus antiguas libertades a través de su caótica apariencia pronto cambiaría radicalmente, pronto parecería griega. Y , en concreto, se parecería a Alejandría.

– César que ya estaba casado, se había negado a reconocer a su hijo bastardo, pero Cleopatra sin dejarse  intimidar lo más mínimo, se había jactado de lo obvio llamando al bebe Cesarión. naturalmente, Roma se escandalizó… En agosto del 45, cuando César regresó por fin a Italia, se apresuró a recibirlo. Los dos pasaron unos lujosas vacaciones en el campo. Hasta Octubre, César no regresó finalmente a Roma.

Y ahí, para los preocupados romanos , estaba el problema. A finales del 45 a. J.C , el senado anunció que, en adelante, César debía ser honrado como divus Julius: el dios Julio ¿ Quién podía dudar ahora que trataba de quebrantar el más sagrado de los tabúes y ceñirse una corona sobre las sienes?

– Roma ya no era una polis de ciudadanos unidos por una serie de principios y obligaciones compartidos, sino que se había convertido en una anarquía de caza recompensas donde sólo podían sobrevivir los crueles y los fratricidas.

– Octaviano tuvo que enfrentarse a una decisión trascendental. O bien seguía pisoteando las tradiciones de la ciudad y ejercía el poder sin tapujos, con la fuerza de su espada, como un caudillo  a imagen de su padre o como un dios al igual que Antonio, o bien optaba por reinventarse como heredero de la tradición. Al convertirse en ”  Agusto” su elección estaba clara.

¿ Que es lo que paso del tiempo, sediento de sangre, jamás arrastra consigo? la generación de nuestros padres, peor que la de sus padres, ha dado a la luz a la nuestra, aún peor, y pronto nosotros tendremos hijos aún más depravados.

La relación antropología-ética desde la soledad ( nota escrita después de asistir a una conferencia de Cien años de Soledad en la Biblioteca departamental del Valle)

“La soledad peligrosa que ahí se rechaza es la del aislamiento, bien se elija por suficiencia, bien se sufra como peso extraño. En ella se rompe con los vínculos que relacionan con ” lo otro” y los ” otros”. El resultado es la propia ” otredad” o la alienación de uno mismo. Esa soledad genera el tedio, la desesperanza, el sinsentido. De ella padecen muchas gentes en nuestras sociedades des-arraigadas, des-encantadas.” De Saturnino Alvarez Turienzo.

Ixca Cienfuegos

1911. El ejército popular derrorrota a Diaz; el dictador renuncia y se exilia. Madero, elegido presidente , mantiene el aparato militar y administrativo de Díaz y no aplica las reformas sociales. Zapata enarbola la bandera de la reforma agraria.( En el cuadro cronológico de la región más transparente de la obra de Carlos Fuentes).

En Ciudad y discurso identidario de Claudia Macias:

-Carlos Fuentes en su primera novela asume de manera singular el problema que representa la conjunción del mito con la historia desde una perspectiva que no repetirá en ninguna de sus obras.

– Pero el tiempo de la ficción fluctúa entre el tiempo mítico y el histórico creando una estructura fragmentaria que responde a la complejidad del tema, del tiempo y del espacio de la novela.

– México es una máscara de Ixca.

Tomado de Francisco Versacei:

– El uso entremexclado de los fragmentos históricos, encabezados de los periódicos, anuncios, comentarios sociales y canciones populares son mezclados en las páginas de la novela.

Tomado de Vicente Quirarte:

– Trasparencia del aire que no garantiza la transparencia de sus pobladores, amantes, del disfraz, urgidos por hacer de los suyos días enamorados, por aparentar, por buscarse sin encontrarse, por no dejar de luchar ni siquiera en el aparente estatismo y pasividad de los personajes y situaciones.

Estado, Descentralización y Democracia de Jordi Borja

Antes de la constitución de 1991 en Colombia creo que los jovenes universitarios compartiamos las bondades de la descentralización , la participación política y la importancia de la democracia local, hoy después de más de veinte años, a pesar del conflicto armado interno que todavía persiste, cabe recordar algunas frases de un autor que generó tantos entusiamos en dicha época:

– La centralización neutraliza a las instituiciones a las que puedan llegar los representantes directos e inmediatos de los trabajadores. Las organizaciones populares y los movimientos sociales no encuentran en condiciones de excesivo centralismo interlocutores políticos accesibles y con poder de decisión real… Todo lo anterior lleva a un proceso de desprestigio  y crisis de la democracia.

– Hay que denunciar la demagogia que se hace de la participación. Cuando ésta no está institucionalizada, se está en la farsa de la participación. La institucionalización conviene principalmente a los sectores populares, pues son éstos los excluidos de los mecanismos de particpación y de concertación política.

– Cuanto más democrático sea un Estado más abierto será el Municipio y más poder tendrá, en la medida en que a través del mismo se produce el mayor flujo político de los gobernados a los gobernantes.