Desarrollo y Libertad de Amirtya Sen. II parte.

El éxito de una sociedad ha de evaluarse, desde este punto de vista, principalmente en función de las libertades fundamentales que disfrutan sus miembros.

Existen buenas razones para concebir la pobreza como la privación de capacidades básicas y no sólo como una renta baja. La privación de capacidades elementales puede traducirse en una mortalidad prematura, un grado significativo de desnutrición (especialmente en el caso de los niños), una persistente morbilidad, un elevado analfabetismo y otros fracasos.

Pero el paro no es sólo una falta de renta que puede compensarse con trasferencias del Estado (con un elevado coste fiscal que puede ser en sí mismo una gravísima carga); también puede tener trascendentales y negativas consecuencias para la libertad individual, la iniciativa y las cualificaciones. Entre sus múltiples efectos, el paro contribuye a la “exclusión social” de algunos grupos y provoca la pérdida de independencia, de confianza en uno mismo y de salud mental y física.

Las restricciones arbitrarias del mecanismo del mercado pueden provocar una reducción de las libertades debido a las consecuencias de la ausencia de mercados. Puede haber privaciones cuando se niega a los individuos las oportunidades económicas y las consecuencias favorables que los mercados ofrecen y fomentan.

De hecho, en la perspectiva basada en la libertad, ni los                  “ guardianes” nacionales o locales, ni los ayatolas (u otras autoridades religiosas) ni los dirigentes políticos (o los gobiernos dictatoriales) ni los “ expertos” nacionales o extranjeros)- pueden impedir a nadie participar en la elección de las tradiciones que deben mantenerse.

El papel constitutivo de la libertad está relacionado con la importancia de las libertades fundamentales para el enriquecimiento de la vida humana. Entre las libertades fundamentales se encuentran algunas capacidades básicas como, por ejemplo, poder evitar privaciones como la inanición, la desnutrición, la morbilidad evitable y la mortalidad prematura, o gozar de las libertades relacionadas con la capacidad de leer, escribir y calcular, la participación política y la libertad de expresión, etc. …Desde este punto de vista, el desarrollo es el proceso de la expansión de las libertades humanas, y su evaluación ha de inspirarse en esta consideración.

Lo esencial es que la influencia del crecimiento económico depende de cómo se utilicen los frutos de ese crecimiento económico. La expansión de las oportunidades sociales ha contribuidos a facilitar el desarrollo económico con un elevado empleo y ha creado también las circunstancias favorables necesarias para reducir las tasas de mortalidad y aumentar la esperanza de vida.

Por ejemplo, es posible pensar que dar una proporción mayor de renta a una persona que tiene más necesidades- debido, por ejemplo a una incapacidad- va en contra del principio de la igualdad de rentas, pero no va en contra de los preceptos más amplios de la igualdad económica, hay que tener en cuenta que esta persona necesita más recursos a causa de su incapacidad.

La pérdida de libertad que supone la imposibilidad de elegir el empleo y el trabajo tiránico pueden constituir en sí mismo una importante privación.

Los resultados generales del mercado dependen casi en su totalidad de las instituciones políticas y sociales.

El aspecto del bienestar y el aspecto de la agencia de los movimientos feministas se entrecruzan. Comprender el papel de la agencia es fundamental para reconocer que las personas son responsables: no sólo estamos sanos o enfermos sino que, además, actuamos o nos negamos a actuar y podemos decidir actuar de una  u otra forma.

También, existen abundantes pruebas de desinterés  por las necesidades culturales de las mujeres de todo el mundo. Existen excelentes razones para sacar a la luz estas privaciones y mantener con firmeza en la agenda la erradicación de estas iniquidades.

Por ejemplo, en un estudio comparativo de cerca de trescientos distritos dela india, se observa que la educación y el empleo de las mujeres son los dos factores que más ayudan a reducir la fecundidad.

También, existe una estrecha relación entre el grado de alfabetización de las mujeres y la supervivencia de los niños en muchos países del mundo y especialmente en las comparaciones internacionales.

 Puede estar muy bien decir que todos los seres humanos tienen derecho a recibir alimentos o medicinas, pero si no se ha atribuido ninguna obligación o atribución específica, estos derechos apenas “ significan” nada.

La responsabilidad exige libertad.

 

 

Desarrollo y Libertad de Amiyrtya Sen.

Algunas frases del libro Desarrollo y Libertad de Amartya Sen, Premio Nobel de Ciencia Económica, 1998.

 

Existe una estrecha complementariedad entre la agencia individual y las instituciones sociales. Es importante reconocer al mismo tiempo el lugar que ocupa la libertad individual y la influencia de los factores sociales en el grado y el alcance de esta libertad. Para reconocer los problemas que nos enfrentamos, hemos de concebir la libertad como un compromiso social.

 

La expansión de la libertad es tanto el fin primordial del desarrollo como su medio principal. El desarrollo consiste en la eliminación de algunos tipos de libertad que dejan a los individuos pocas opciones y escasas oportunidades para ejercer  su agencia razonada. La eliminación de la falta de libertades fundamentales es una parte constitutiva del desarrollo.

 

Existen pruebas contundentes  que la libertad económica y la libertad política contribuyen a  reforzarse mutuamente; no se contraponen (como a veces se piensa). Las oportunidades sociales para recibir educación y asistencia sanitaria, que pueden exigir la intervención del Estado, complementan las oportunidades individuales para participar en la economía y contribuyen a fomentar nuestras propias iniciativas en la superación de nuestras propias privaciones.

 

El desarrollo exige  la eliminación de las principales fuentes de privación de la libertad: la pobreza y la tiranía, la escasez de oportunidades económicas y las privaciones sociales sistemáticas, el abandono en que pueden encontrarse los servicios públicos y la intolerancia o el exceso de intervención de los Estados represivos.

 

A veces la falta de libertades fundamentales está relacionada directamente con la pobreza económica, que priva a los individuos de la libertad necesaria para satisfacer el hambre, para conseguir un nivel de nutrición suficiente, para poner remedio a enfermedades tratables, para vestir dignamente o para disponer de agua limpia o de servicios de saneamiento. De hecho, se puede añadir, que mientras no se garanticen los derechos económicos la democracia política será frágil.

 

Lo que pueden conseguir positivamente los individuos depende de las oportunidades económicas, las libertades políticas, las fuerzas sociales y las posibilidades que brindan la salud, la educación básica y el fomento y el cultivo de las iniciativas.

 

La falta de libertad económica puede alimentar la falta de libertad social, de la misma forma que la falta de libertad social o política también puede fomentar la falta de libertad económica.

 

El desarrollo tiene que ocuparse más de mejorar la vida que llevamos y las libertades de que disfrutamos. La expansión de las libertades que tenemos razones para valorar no sólo enriquece nuestra vida y la libera de restricciones, sino que también nos permite ser personas sociales más plenas, que ejercen su propia voluntad e interactúan con-e influyen en- el mundo en el que viven.

 

La concepción de la libertad que adoptamos aquí entraña tanto los procesos que hacen posible la libertad de acción y de decisión como las oportunidades reales que tienen los individuos, dadas sus circunstancias posibles y sociales.

 

Prestamos especial atención a las “capacidades” de las personas para llevar el tipo de vida que valoran y que tienen razones para valorar. Estas capacidades pueden aumentarse por medio de medidas públicas, pero, por otra parte, el uso eficaz de las capacidades de participación de los individuos puede influir en el rumbo de esas medidas.