El Quijote

Qué es la locura y qué la cordura? ¿ No hay forma de no estar loco como afirma Foucault?  No queda la amargura de un final melancólico de recuperar el nombre de Quijano o Quesada y la razón para confesarse ante el cura? La misma sumisión ante quienes habían quemado y tapiado su biblioteca? Según la lectura de Kafka El Quijote no es un invento de Sancho Panza? Don Quijote funciona bajo el texto de caballerías y la realidad debe acomodarse a ella, así sea un ideal caduco que al final muere, también fenece la posibilidad de resucitar al hidalgo manchego de un posible competidor como Avellaneda.

La jaula de regreso a casa y el del sufrimiento del Quijote que conmueve a Sancho y al final cuando las cartas ya están marcadas con el fracaso y la derrota ante el Caballero de la Blanca Luna tampoco valdrá pagar un real por látigo para desencantar a Dulcinea convertida en una fea labradora por el engaño de su propio escudero, pero igual los mismos lectores de la primera parte se encargarán de una burla cruel de dar por muerta a Altisadora y resucitarla para cargar de culpas al Caballero de la triste figura. Ya en la cueva de Montesinos el Quijote había tenido la visión de no poder haberle  cumplir la demanda de los doblones a su amada.

Nada valió vencer la sugestión del Quijote con la liebre y los galgos, finalmente Sancho tampoco logró hacerle descreer del sueño de la cueva  que formulaba su derrota, así como el escudero había aceptado que había volado con Clavileño el Alígero. La solución estaba vivir en la sociedad pastoril donde se describe la arcadia y donde la bella Marcela había decidido obtener su libertad, pues si Grisóstomo se suicida se debió a enamorarse sin su autorización. Cervantes igual hace triunfar el amor sobre la  renta  y Basilio logra casarse con la bella Quiteria a través de una estratagema, pero finalmente siguió la fiesta del rico Camacho.

El mismo desempeño  de Sancho como  gobernador sorprende, pues además de recuperar el discurso letrado y los consejos del Quijote, también está la malicia y la experiencia del saber popular para aplicar justicia, que expresa permanente en el refrán, pero si en algún  momento está la aspiración del ascenso social está la realidad del poder y la burla de una sociedad cortesana a una figura pluriforme, que el mismo Quijote deberá rescatar del abismo. Se impone la realidad de la vida corriente, la derrota del Manchego contra los molinos de viento, que también podría leerse como un sintagma de la decadencia de un imperio, también está lo desigual de las luchas y sus resultados, como lo manifiesta un texto sagrado donde un pastor con una piedra logró derribar a un gigante.