Nora

Existe la pretensión de escapar a la metáfora fácil y la misma imagen por un lenguaje seco para escapar de la publicidad estéril y el ruido que abruma con tanto mensaje suelto. De pronto darle cabida al escepticismo como forma de sobrevivencia y combatir la quimera deshonesta y arreglar al levantarse la pesadilla con la palabra para deshacer la ley del nombre del  padre que trae una madre con sus culpas para validar el cuerpo y el afecto.

Sylvia la poesía es una inutilidad y se comprende el afán por aprender cuestiones prácticas, pero sin la emoción difícilmente sabríamos de tiempos remotos donde una mujer sólo se reconocía al lado de un hombre,  la  que fue regalada a otra familia por ser hija del hijo del patrón, dueño de hacienda, y conservó las magulladuras en la espalda propinadas en la infancia. Un ciclo que parece repetirse en las nuevas generaciones como una ley inercial en una misma niña que jugó con su casa de muñecas y recibe el reclamo y amargura de su mamá.

 Una mujer celebra con vino  la obtención de una ensoñación y acompaña en las adversidades. La que entiende el trabajo, la solidaridad y el sacrificio que otra carga con el pasar de los años, una arquitecta sostén de un hogar, que a pesar de tanto pesares no le impide protestar contra los cementerios, reúne y junta gente para alegrarse de la vida de las calles , responde con empatía la sonrisa de un bebe y acaricia la esperanza que trae un nuevo retoño al mundo, aunque a veces queda la soledad frente a una acacia y ante la desilusión  por un Trovaldo la partida de la casa sea su propio acto de liberación.

Retorno

Volvemos a los lugares queridos. La vieja montaña  donde los árboles se estremecen y  la casa soñada de la infancia donde asustaron con fantasmas, al espacio donde habitó el juego, la escucha atenta y un gran caminar de un grupo en medio de canciones y el asombro. El biorritmo de los cuerpos para hallar la sinergia del pensamiento que rueda como una bola.

Allí donde la cartas de amor salvaron de un infierno. Unas pequeñas hadas danzaban en el Battery Park y desde un gran ventanal se acurrucaba la poesía que en medio del sol salía a volar por el rio Hudson. Qué es la eternidad? Una vieja guerrera que desde su espacio con don de mando enseñaba apretar el pedal para abrirse espacio.

Cómo responder a una época? Una mirada que deslumbra ante el estilo y la belleza  de una promesa que salva del látigo y del goce masoquista que también resulta cruel. Igual, está la propia palabra seductora al brillo reluciente de quien conoce  las soluciones  pensadas y probadas a la pobreza del vecino que anda por la calle pidiendo medicinas para el hijo y al que sólo le falta un matojo para que con su sólo emprendimiento mejore su vida.

Ixca Cienfuegos

1911. El ejército popular derrorrota a Diaz; el dictador renuncia y se exilia. Madero, elegido presidente , mantiene el aparato militar y administrativo de Díaz y no aplica las reformas sociales. Zapata enarbola la bandera de la reforma agraria.( En el cuadro cronológico de la región más transparente de la obra de Carlos Fuentes).

En Ciudad y discurso identidario de Claudia Macias:

-Carlos Fuentes en su primera novela asume de manera singular el problema que representa la conjunción del mito con la historia desde una perspectiva que no repetirá en ninguna de sus obras.

– Pero el tiempo de la ficción fluctúa entre el tiempo mítico y el histórico creando una estructura fragmentaria que responde a la complejidad del tema, del tiempo y del espacio de la novela.

– México es una máscara de Ixca.

Tomado de Francisco Versacei:

– El uso entremexclado de los fragmentos históricos, encabezados de los periódicos, anuncios, comentarios sociales y canciones populares son mezclados en las páginas de la novela.

Tomado de Vicente Quirarte:

– Trasparencia del aire que no garantiza la transparencia de sus pobladores, amantes, del disfraz, urgidos por hacer de los suyos días enamorados, por aparentar, por buscarse sin encontrarse, por no dejar de luchar ni siquiera en el aparente estatismo y pasividad de los personajes y situaciones.

Mexico: Visitar el Sueño

Del libro de Phillipe Olle-Laprune.

En una carta al emperador, escrita en la ciudad de méxico el 20 de octubre de 1541, Jerónimo López declara : ” la lectura y la escritura son tan perjudicales como el diablo… Todos los días hay más indios que hablan un latín tan elegante como el de Cicerón”. Sería cruel y fácil citar aquí las palabras de personajes contemporáneos que son el reflejo fiel de esa afirmación.

Los choques entre clanes son raros porque implicaría una voluntad de diálogo y de debate que no existe. Desde los Contemporáneos hasta las últimas interpretaciones decadente del sistema ( de dizque intelectuales agrupados en torno a publicaciones comerciales que se atribuyen el nombre de revistas culturales), la idea de grupo ha sido pensada para una acción dentro del grupo, fija los límites del diálogo; la soledad allí se vuelve plural.

Según Lowry, México, con sus paisajes melancólicos y nostálgicos es un lugar propicio para los remordimientos,  para machacar las culpas.

De la misma manera que el mundo indigena y la sociedad mexicana se ignoraron durante mucho tiempo, las literaturas no tuvieron ningún contacto entre sí: concentrada cada uno en sus problemas y sus criterios estéticos, no buscaban ningún intercambio. Dado el desprecio o incluso la hostilidad que provocaban, las literaturas de las lenguas indigenas erigieron el secreto o la discreción como modo de existencia.