La idea de la Justicia (Amartya Sen)


Alguna de sus frases:
La justicia guarda relación, en última instancia, con la forma en que las personas viven sus vidas y no simplemente con la naturaleza de las instituciones que las rodean.
La democracia se evalúa desde el punto de vista de la razón pública, lo cual conduce a un entendimiento de la democracia como el gobierno por discusión.
Hay poderosas tradiciones de argumentación razonada, en lugar del recurso a la fe y las convicciones no razonadas en el pasado intelectual de la India, así como en el pensamiento que florece en otras sociedades no occidentales. Considero que al confinar su atención casi exclusiva en la literatura occidental, la indagación contemporánea , casi toda occidental , en el campo de la filosofía política en general y de las exigencias de la justicia en particular, ha sido limitada y hasta cierto punto parroquial.
Tal como ha sido formulado por Cristine Korsgard: ” Traer la razón al mundo es tarea de la moralidad y no de la metafísca, así como la labor y la esperanza de la humanidad”. Me opongo a la plausibilidad de ver las emociones, la psicología o los instintos como fuentes independientes de evaluación sin el aporte del razonamiento.
El escepticismo de Jhon Gray sobre la teoría rawlsiana de la justicia es mucho más radical que el mío, pero los dos estamos en rechazar la creencia en que la cuestión sobre valores tiene una sola respuesta correcta. También coincido en que ” la diversidad de modos de vida y de régimenes es una característica de la libertad humana y no un error”.
Un argumento crucial en pro del enfoque comparativo de la razón práctica de la justicia es el que concierne no sólo a la impracticabilidad sino también a la redundancia de la teoría trancendental.
” Lo que nos debemos los unos a los otros” es un tema importante para la reflexión inteligente. Esa reflexión puede llevarnos más allá de la búsqueda de una concepción muy estrecha del interés propio, e incluso podemos encontrar que nuestros propios y meditados fines exijan que crucemos del todo las estrechas fronteras de la autobúsqueda exclusiva.
¿ Hay que cultivar la razón como una herramienta útil, y si así fuere, para qué? O la razón es su propia justificación, y si así fuere, ¿ cómo se distingue de la creencia incuestionada y ciega?
¿ Por qué deberíamos considerar el hambre, la desnutrición y la falta de atención médica como menos importantes que la violación de cualquier tipo de libertad personal?
El enfoque de Rawls, desarrollado con admirable coherencia y destreza, implica una simplificación drástica y formalista de una tarea amplia y multifacética, la de combinar la operación de los principios de justicia con el comportamiento efectivo de la gente, que resulta central para el razonamiento práctico sobre la justicia social.
Tenemos que buscar instituciones que promuevan la justicia, en lugar de tratar a las instituciones como manifestaciones directas de la justicia, lo cuál reflejaría un cierto fundamentalismo institucional.
 Las teorías de la justicia como las de Rawls y Nozick, con su inflexible insistencia en exigencias y rigorosas reglas, no hace justicia a la idea de justicia.
Y si las instituciones y politicas de un país influyen en la vida en otros países,        ¿ no deberían las voces de las personas afectadas contar para determinar lo que es justo e injusto en la organización de una sociedad y producir profundos efectos, directos e indirectos, en las personas de otras sociedades?
Rawls interpreta la concepción del espectador imparcial como un ejemplo particular del ” observador ideal”. Vista así, la idea permite cierta libertad, como Rawls atinadamente observa, acerca de cómo podemos proceder a partir de aquí para ser más específica la concepción.
Las mismas ideas y acciones que ayudan a reducir la morbilidad y la mortalidad reales en Kerala( India) también tiene el efecto de incrementar la conciencia sobre las enfermedades.
Los filósofos de la escuela Nyaya, que alcanzó prominencia en los primeros siglos de la era cristiana, habían argumentado que no sólo el conocimiento sino también la ilusión dependen de conceptos preexistentes.
Nuestro entendimiento del mundo exterior está tan anclado en nuestras experiencias y en nuestro pensamiento que la posibilidad de ir más allá de ellos puede ser más bien limitada.
Quedan muy pocos no vecinos en el mundo actual.
Smith también planteó el argumento según el cual a veces la conducta moral tiende a adoptar la forma del simple acatamiento de las convenciones establecidas.
El razonamiento politico y moral de Arjuna (en el Bhagavadgita) se preocupa hondamente por los efectos comprehensivos. La idea de realizaciones sociales exige que los efectos sean juzgados en forma amplia y que se tenga en cuenta las acciones, las capacidades de actuar y las relaciones.
Cualquier teoría sustantiva sobre ética y filosofía política, particularmente cualquier teoría de la justicia, tiene que elegir un foco de información, es decir, tiene que decidir en que características del mundo debemos concentrarnos para juzgar una sociedad y evaluar su justicia e injusticia.
De manera similar, al juzgar el proceso conjunto de una sociedad, el enfoque de la capacidad atraería la atención de la expansión de las capacidades humanas de los miembros de la sociedad, pero no establecería ningún plan de acción para lidiar con los conflictos entre consideraciones de unión o de distribución (aun cuando cada una es juzgada desde el punto de vista de las capacidades). Y sin embargo, la eleccion de un foco de información -una concentración de las capacidades- puede ser crucial para atraer la atención hacia las decisiones que tendrían que tomarse y el análisis de política que ha de tener en cuenta la información correcta.
La identificación del enfoque de la capacidad como individualismo metodológico sería un error significativo. Ciertamente ha habido escuelas de pensamiento, la elección y las acciones individuales, y separadas de la sociedad que las rodea. Pero el enfoque de la capacidad no sólo asume tal separación, sino que la preocupación por la habilidad de las personas para vivir las clases de vidas que tienen para valorar aporta influencias sociales tanto desde el punto de vista de lo que ellas valoran( por ejemplo, tomar parte en la vida de la comunidad) cuanto desde el punto de vista de las influencias que actúan sobre sus valores ( por ejemplo, la relevancia del razonamiento público en la evaluación individual).
Mientras en esa situación imaginaria nadie sabe quién va a tener cuál desventaja, todos al comprar el seguro contra posibles adversidades y (más tarde, por así decirlo) los que terminan con las desventajas pueden reclamar su compensación estipulada de acuerdo con el mercado de seguros y obtienen así más recursos de otras clases. Dworking alega que esto es lo más justo que se puede conseguir según lo que él considera cono efectiva ” igualdad de recursos”.
Si la igualdad de recursos no fuera diferente de la igualdad de capacidad y libertad sustantiva ¿ por qué es más interesante, desde el punto normativo, pensar en la primera que la segunda, si los recursos son tan sólo instrumentalmente importantes como medios para otros fines? Puesto que los recursos son útiles “en orden a otra cosa”, como decía Aristóteles, ¿ por qué no poner la igualdad de recursos en su sitio como una manera de alcanzar la igualdad de la capacidad para realizar, si la congruencia entre las dos se mantiene realmente?
Si alguien tiene el poder de hacer la diferencia para reducir la indiferencia en el mundo, entonces hay un fuerte y razonado argumento para hacer eso ( sin tener que disfrazar esto como una imaginaria ventaja prudencial en un hipotético ejercicio de cooperación).
 Las teorías de la justicia como las de Rawls y Nozick, con su inflexible insistencia en exigencias y rigorosas reglas, no hace justicia a la idea de justicia.
Para que la libertad sea efectiva, las personas deben respetar la libertad de las otras personas para hacer sus propias opciones en lugar de prestar más atención a las opciones en las vidas ajenas que en sus propias vidas.
En efecto, muchos dictadores en el mundo han conseguido enormes victorias electorales sin coacción abierta sobre el proceso de votación, a través de la supresión de la discusión pública y la libertad de información, y de la generación de un clima de miedo y ansiedad.
La primera conexión- y tal vez la más elemental- concierne a la contribución directa de la libertad de expresión en general y la libertad de prensa en particular en la calidad de nuestras vidas. Tenemos razones para comunicarnos con los otros y para comprender el mundo en que vivimos. La libertad de los medios es de importancia critica para lograrlo. La ausencia de medios libres y la supresión de la habilidad de las personas para comunicarse entre sí han reducido de manera directa la calidad de la vida humana, incluso si el régimen autoritario que impone tal supresión resulta ser muy rico en términos del producto nacional bruto.
Los gobernantes suelen aislarse y alejarse de la miseria de la gente común. Pueden afrontar una calamidad nacional, como una hambruna u otro desastre, sin compartir la suerte de la victimas. Sin embargo, si tienen que encarar la crítica del público en los medios y afrontar elecciones con una prensa libre, los gobernantes también tienen que pagar un precio y esto les da un poderoso incentivo para tomar medidas oportunas que prevengan esas crisis.
Si una mayoría está lista para apoyar los derechos de las minorías, e incluso de los disidentes, entonces la libertad puede garantizarse sin tener que restringir la ley de la mayoría.
La inmediacion y la fuerza del razonamiento público no dependen sólo de las tradiciones y creencias heredadas, sino también de las oportunidades para la discusión y la interacción que ofrecen las instituciones y la práctica.
Uno de los logros de la democracia es su capacidad de hacer que la gente se interese, a traves de la discusión pública,en las peripecias de los demás y comprenda mejor las vidas ajenas.
En la hambruna China de 1958 a 1961, el fracaso del llamado ” gran salto adelante” que supuso una drástica expansión de la colectivización fue mantenido en secreto. Ninguna granja colectiva quería reconocer que había fracasado por su cuenta, y el gobierno en Pekin estaba asediado por informes amañados sobre grandes éxitos que procedían incluso de las comunidades más afectadas. Al sumar estas cifras, las autoridades chinas creyeron que tenían 100 millones más de toneladas métricas de grano, en el momento exacto en que la hambruna alcanzaba el apogeo.
La práctica de la democracia puede ciertamente ayudar a promover un mayor reconocimiento de las identidades plurales de los seres humanos.
El éxito de la democracia no consiste únicamente en disponer de la más perfecta estructura institucional imaginable. Depende ineludiblemente de nuestros patrones reales de conducta y del funcionamiento de las interacciones políticas y sociales. No hay esperanza de confiar el asunto en las manos ” seguras” del virtuosismo puramente institucional. Las operaciones de la instituciones democráticas, como de las otras instituciones, depende de las actividades de los agentes humanos que utilizan las oportunidades para las realizaciones razonables.
Si las libertades se consideran importantes, las personas tienen razón para preguntar qué deben hacer para ayudarse unas a otras en la protección y promoción de sus libertades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s