El abc de la Felicidad


EL ABC DE LA FELICIDAD

Aristóteles, Buda y Confucio.

Ediciones B, Barcelona: 2006.

 

LOU MARINOFF

 

 

Nota explicativa: Una de las virtudes del texto consiste en haber intentado  explorar el ADN cultural de los pueblos que habitan la tierra. Sin embargo, queda la impresión  de no ser lo suficientemente representativo. De alguna manera Occidente queda incluido en la vertiente de las religiones Abrahánicas, sin analizar sus diferencias, y en la relevancia de la acción estudiada  por Aristóteles. De alguna manera, la expulsión del autor del  CUNY en el año 2000 lo lleva a considerar los “ extremismos de Occidente” de la misma forma que las experiencias totalitarias del nazismo y el comunismo,  y en general  lleva a pensar que la obra adolece  de rigor conceptual y de alguna imprecisión histórica.

 

Sólo en la India alguien que rechaza los Vedas puede seguir considerándose un adepto de los Vedas. Esta apertura tan antigua y cautivadora queda relejada en el Bhagavad Gita, cuando Krishna dice a Arjuna: “ Por cualquier camino que sigan, al fin vendrán a mí.”

 

Las leyes que sigamos deben reflejar, pero no pueden dictar, nuestra moralidad.

 

Imponer la moralidad es una afrenta a su significado mismo. Puede hacerse, aunque sólo sea mediante la tiranía política. Y Aristóteles sabía que los tiranos no emprendían campañas de edificación moral. Los déspotas benevolentes pueden contarse con los dedos de la mano.

 

Las virtudes son análogas a formas bien proporcionadas; los vicios, a formas mal proporcionadas.

 

La belleza resulta ser una cuestión de proporción.

 

Los adictos a la nicotina no pueden fumar ni un solo cigarrillo.

 

La virtud de la moderación puede tolerar extremos tolerantes que se eligen voluntariamente, pero que no tratan de imponerse por la fuerza a los demás. Sin embargo, la virtud de la moderación no puede tolerar los extremos intolerantes, porque estos utilizan la tolerancia de la moderación como un arma contra ella misma. Los extremistas no atacan nuestros vicios, sino nuestras virtudes, tales como la moderación en la libertad, confianza y tolerancia que concedemos a nuestros congéneres.

 

Si usted piensa que “felicidad” significa placer o euforia, seguro que no habrá tardado en familiarizarse con la infelicidad. La mayoría de las personas que buscan la felicidad a través del placer y la euforia se sienten cada vez más desgraciadas.

 

El placer momentáneo no es lo mismo que la alegría duradera.

 

La virtud y el mérito están dentro de usted, no fuera. Su realización procede del cultivo de estos atributos, no de su deseo de atrapar el espejismo de la felicidad.

 

Respaldar la devaluación de su trabajo es lo opuesto a cultivar sus talentos. Es cultivar su inutilidad. No es extraño que estas personas sean infelices.

 

Usted necesita ser valiente para vivir con autenticidad, y no conformarse con la vida que otros han trazado para usted. Una vida realizada es una vida auténtica.

 

De la misma manera que un marido sádico necesita una mujer masoquista como cómplice de su maltrato, un jefe sádico necesita de un empleado masoquista.

 

Es el corazón humano el que media entre nuestros pensamientos y nuestros actos.

 

 

El propio Buda mantenía que la plena realización reside dentro de cada persona y no depende de ningún poder sobrenatural o vida futura. Buda enseñaba que nosotros tenemos las claves de nuestra redención, salvación, orientación, amor, absorción y liberación.

 

Buda no creía que hiciera falta o mereciera sufrir durante toda una vida como preparación para algo mejor.

 

La primera Noble verdad de Buda es que la vida entraña sufrimiento. Sin embargo, Buda no afirma que estemos condenados a sufrir, observa en cambio, que nos la arreglamos para hallar modos de hacerlo.

 

La segunda Verdad de Buda es que el sufrimiento tiene un origen.

 

La tercera Noble verdad de Buda dice que las causas del sufrimiento se pueden eliminar. El sufrimiento aflige a todo el mundo, pero no es ni inevitable ni necesario. La multitud de sufrimientos que los seres humanos heredamos cesa cuando se eliminan sus causas. No sólo cesa, sino que su cese abre el Camino para experimentar sus opuestos. Pasamos de la discordia a la armonía; de la tristeza a la felicidad; del dolor a la alegría; de la lamentación a la celebración; de la desesperación a la esperanza; del arrepentimiento a la realización. Todo es fugaz y pasajero; pero, cuando se eliminan las causas del sufrimiento, impera la ecuanimidad.

 

“Recto entendimiento” significa comprender el sufrimiento, sus causas y curas.  “Recto pensamiento” significa mantener una actitud amorosa y no violenta, en lugar de una actitud malvada y violenta, con uno y con los demás. “ Recta palabra” significa comprenderle poder de nuestras palabras, para bien o para mal, sobre nosotros y los demás; habría  que evitar especialmente las calumnias, las habladurías y las mentiras. “ Recta acción” significa hacer la mayoría de las cosas con moderación, pero también abstenerse de matar, robar y tomarse libertades sexuales de diversos tipos. “ Rectos medios de Vida” significa ganarse la vida de formas que ayuden, no que hagan daño. “ Recto esfuerzo” significa acometer los retos, oportunidades y obstáculos de la vida de forma constructivas y no destructivas; “Recta atención” significa cultivar la presencia de ánimo, prestar diligentemente atención al cuerpo, las emociones, los pensamientos y el entorno: lo contrario de vivir como sonámbulos. “ Recta concentración” significa desarrollar las facultades mentales de la atención, la visualización, la intuición y la compasión, las cuales también conducen a la serenidad y la ecuanimidad.

 

Libertad y responsabilidad son conceptos estrechamente relacionados, tanto en la filosofía antigua de Buda como en la ética cívica moderna. Mientras usted se contente con culpar a otros de sus descontentos, mientras se niegue a aceptar su parte de responsabilidad en su infelicidad, no se liberará de su sufrimiento.

 

Si usted se habitúa a serenar la mente, estará en calma sin darse cuenta. Muy rara vez se verá a un budista avezado perder la calma.

 

Pero lo que pensamos, decimos y hacemos determina en gran parte nuestra trayectoria en la vida y, por ende, nuestras propias experiencias vitales.

 

Pero es precisamente el mantenimiento de esta individualidad ilusoria, del “ ego” que la sicología occidental encuentra tan indispensable, lo que crea el sentimiento humano. Deshágase de su ego y se deshará de su sufrimiento. La mayoría de las psicoterapias  no ayudan a deshacerse del ego, lo protegen, alimentan y miman, como un animal abandonado.

 

Pero ¿ por qué invadió Mao el Tibet, un país que carece por completo de importancia política, estratégica o económica? El juego geoestratégico preferido de los chinos es el go, no el ajedrez. Para ganar en el ajedrez, hay que ocupar posiciones fuertes y mantenerlas. Hay que hacer frente, atacar y eliminar a las piezas contrarias. Esta es la más perfecta representación de la guerra occidental. Para ganar en el go, hay que inducir al oponente a ocupar intersecciones  débiles, para poder así ir rodeando y envolviendo gradualmente sus fichas. Esta es la más perfecta representación de la guerra oriental.

 

Confucio comprendía muy bien la entropía moral. Escribió: “ así es como funciona el mundo. Todo lo bueno es difícil de alcanzar, lo malo es muy fácil de conseguir.”

 

La amistad duradera es uno de los mayores( algunos dicen que uno de los únicos) beneficios que conlleva envejecer.

 

El principio de “ wu wei”, o acción mediante la no acción, nos aconseja frenar nuestra naturaleza creativa en determinadas situaciones, abstenernos de crear pensamientos, palabras o actos impropios y, en lugar de ello, mantener frente a las circunstancias una receptividad propia del yin hasta el momento en que éstas favorezcan una acción propicia… Cuando usted no sepa a ciencia cierta cómo actuar, habrá encontrado el momento idóneo para hacer nada. ¿ Por que?, si no hace nada, tal vez deje de hacer algo bien, pero conseguirá no hacer nada mal. Cuando vea el Camino, podrá seguirlo pero no antes. Si no hace nada en el momento correcto lo verá de inmediato; porque estará haciendo precisamente lo que él le sugiere: nada. No hacer nada es la prescripción del Tao en estas circunstancias. No obstante, en otros momentos, por ejemplo en medio de una crisis, es posible que usted vea con extraordinaria claridad que debe hacer y, por tanto, lo haga diligente, hermosa y auténticamente. También entonces habrá visto el Camino.

 

El loto nos enseña que todos nacemos con la extraordinaria capacidad de extraer nutrientes vitales del loto de nuestras peores desdichas, los cuales podemos utilizar para generar hermosos resultados.

 

El odio es una de las tres ponzoñosas toxinas( las otras dos son la avaricia y la envidia) que envenenan la mente, endurecen el corazón y envilecen el espíritu.

 

La culpa y la intolerancia son dos formas de odio hacia uno mismo. Como todos los pueblos perseguidos saben, los extremistas de derecha intentan sentirse importantes despreciando a otros. Las personas intolerantes carecen de autoestima.

 

Otra trágica ironía es ésta: si hay algo en este mundo que pueda curar las heridas del sufrimiento, por una parte, y ayudar a las personas a reconocer su humanidad común por otra, es la música.

 

Todo ser humano vive con una necesaria complementariedad entre fe y duda. Eliminase su duda y mutilará su humanidad, elimine su fe y menospreciará su humanidad. Equilíbrelas, y mantendrá su ecuanimidad.

 

La paz y el progreso residen en el camino medio, que equilibra la fe y la duda.

 

Creo en lo que dudo, y dudo de lo que creo.

 

Los idealistas utópicos son los extremistas políticos más peligrosos de todos por la destrucción que siembran entre sus semejantes, a quienes acusan falsamente y culpan erróneamente de sus propias doctrinas.

 

El hombre no sólo es un buda dormido, sino un simio sonámbulo.

 

Buda advirtió “No creas nada, no importa donde lo has leído ni quién lo ha dicho; no importa si lo he dicho yo, a menos que concuerde con tu propia razón y tu propio sentido común”.

 

Entre las últimas cosas que dijo Buda, hallamos estas importantes palabras: “ Persigue tu propia salvación. No dependa de los demás”.

 

Como había observado Aristóteles “ las personas se consideran nobles en todas partes, no sólo en su tierra; pero juzgan nobles a los extranjeros sólo cuando ellos están en la suya”.

 

Buda dijo: “ En el cielo no existe ninguna distinción entre este y oeste; las personas crean las distinciones en su mente y creen entonces que son reales”.

 

Confucio en las Analectas dice: Los hombres están cerca cuando nacen; las vidas que llevan los separan”.

 

La psique sufre cuando la razón y la voluntad son prisioneras de los apetitos, llámense ansias, pasiones, emociones, necesidades, carencias , deseos, fantasías o expectativas, que afectan a todos los niveles excepto el noveno. Sólo este nivel se encuentra vacío de anhelos y lleno de amor incondicional, compasión, atención y una disposición ilimitada para ayudar a las personas necesitadas. En el noveno nivel no hay diferencia sexual ni de género.

 

Anaís Nin: “ no vemos las cosas tal como son, las vemos tal como somos”.

 

El camino medio propone algo distinto. Existen causas y existen efectos, y no deben confundirse entre sí. El sufrimiento desaparece cuando se eliminan sus causas, no sus efectos. Del mismo modo, el sufrimiento desaparece cuando se elimina la conciencia personal del reino donde se unen causa y efecto. Esto se consigue al simultanear ambos, momentos en que se aniquilan entre sí.

 

Sin una  imagen, pensar es imposible: Aristóteles.

 

Una mente disciplinada conduce a la felicidad: Buda.

 

Podemos alcanzar la sabiduría mediante tres métodos: primero, con la reflexión, que es el más noble; segundo, por imitación, que es el más fácil; tercero, por experiencia, que es el más amargo: Confucio.

 

Nietzsche escribió que “ un pueblo feliz no posee historia”. Por desgracia, hay muchos pueblos que fomentan su infelicidad al hacer demasiado hincapié en su historia.

 

Buda: La mente es la fuente de todas las malas acciones. Si la mente se trasforma ¿ pueden permanecer las malas acciones? 

 

La humanidad todavía no ha suscrito un paradigma humano en común para la aldea global del siglo XXI.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s