Tiempos inciertos


George Soros

Tiempos inciertos

Mondadori, 2006

 

 

Extracté las siguientes frases de George Soros que me parecieron las más importantes de su libro:

 

En primer lugar, he desarrollado un marco conceptual que me ha proporcionado cierta comprensión de la historia, y ,en particular, de lo que denomino “ situaciones alejadas del equilibrio”; en segundo término, tengo una serie de firmes creencias éticas y políticas, y en tercer lugar, he ganado mucho dinero.

 

Mi objetivo es hacer el mundo un lugar mejor.

 

“Los estados tienen intereses, pero no principios-dijo entonces Branco Crenkosvski cuando era primer ministro de Macedonia. Usted tiene principios, pero no intereses”. Me gusta esa definición, y trato de vivir conforme a ella. El mundo necesita desesperadamente estadista sin Estado.

 

En los mercados financieros adopto la postura que me hace ganar; en la esfera social adopto una postura porque creo en ella, tenga éxito o no.

 

Yo he tratado de hacer ver que existe una interconexión reflexiva entre valores y oportunidades, entre los aspectos subjetivos y objetivos de la realidad, como resultado de lo cual ni los valores predominantes ni las oportunidades disponibles pueden conocerse plenamente, y tampoco se puede determinar el punto de equilibrio.

 

Cuanto más en conflicto se hallaban la hipótesis de inversión que yo adoptaba con la visión generalmente predominante, mayores eran las recompensas financieras que ganaba cuando dichas hipótesis resultaban ser correctas.

 

Yo adopto como hipótesis de trabajo que estamos condenados a equivocarnos.

 

Considero que la guerra contra el terrorismo es un error conceptual, o “  falsa metáfora”, que está teniendo efectos nefastos tanto en Estados Unidos como en todo el mundo.

 

En lugar de trabar la sociedad abierta y la sociedad cerrada como alternativas, debía redituar la sociedad abierta como una sociedad amenazada desde ambas direcciones. El exceso de libertad, la anarquía y los estados fracasados por una parte; las ideologías dogmáticas y los regímenes autoritarios o totalitarios de toda laya por la otra.

La globalización ha hecho al mundo más interdependiente, y la humanidad se enfrenta a desafíos que sólo se pueden afrontar mediante el aumento de la cooperación.

 

En particular, identificaba dos problemas insolubles, cuya forma de abordarlos por parte de dicha sociedad no hacía sino empeorar las cosas en lugar de mejorarlas; la muerte  y las drogas. Ambos figuraron entre los primeros temas que abordó mi fundación en Estados Unidos.

 

Cuando las profesiones, convertidas en negocios, hacen de los beneficios su principal objeto de atención, los estándares profesionales resultan amenazados; esto, a su vez, viene a reforzar el déficit de valores que caracteriza las sociedades abiertas.

 

Se investiga con las miras puestas en generar riqueza antes que en el conocimiento puro, y el estamento académico está perdiendo su sentimiento de identidad como fin en sí mismo. La preocupación por los derechos de propiedad intelectual está inhibiendo la búsqueda de la verdad.

 

Cuando el país más poderoso de la tierra distorsiona la verdad, prescinde de la opinión mundial y se mofa del derecho internacional, el orden mundial corre peligro.

 

Las tres escuelas de pensamiento eran el fundamentalismo mercantil, el fundamentalismo religioso y la defensa neoconservadora de la supremacía estadounidense. Identificaba el tema común que las unía como el darwinismo social, en el que la vida es una lucha por la supervivencia de los más aptos, supervivencia que se decide por la competencia, no por la cooperación. Esto encajaba con el fundamentalismo mercantil y la actitud neoconservadora, pero no daba cuenta del fundamentalismo religioso.

 

La búsqueda ilimitada del éxito proporciona una base inestable a la sociedad. La estabilidad requiere de un conjunto de valores intrínsecos que se observen independientemente de cuáles sean sus consecuencias.

 

¿  Por qué habríamos de buscar una verdad inalcanzable en lugar de manipular la verdad en beneficio propio?

 

Para que una sociedad abierta exista y sobreviva, resulta esencial que la gente crea en ella como forma de organización deseable; no todo el mundo- eso iría contra la propia naturaleza de la sociedad abierta- pero sí un número suficiente de personas con la suficiente convicción como para evitar alejarse demasiado de los principios que la definen.

 

En una democracia, es el electorado el que tiene que velar por la honestidad de los políticos y de todos los que interviene en política. Ahí es donde está fallando Estados Unidos.

 

Tal como yo lo veo, los terroristas tocaron un punto débil de la psique estadounidense: el miedo a la muerte. La perspectiva de morir es anatema para los despreocupados: una sociedad despreocupada simplemente no puede aceptar la muerte.

 

La actual forma de globalización se ha traducido en un orden mundial desequilibrado. El desarrollo de las instituciones internacionales no ha estado a la altura del crecimiento de los mercados financieros globales. Los movimientos de capital privado han superado con mucho las facilidades del FMI y el Banco mundial. Los países en desarrollo rivalizan por atraer capital, pero los ahorros globales están siendo absorbidos por la financiación del exceso consumo de Estados Unidos.

 

La globalización ha sido un proyecto de carácter fundamentalista mercantil.

 

Hay razones para creer que la desaceleración del precio  de vivienda tendrá en Estados Unidos repercusiones más graves que en otros países. Una de dichas razones es el tamaño mismo de la economía estadounidense. Una desaceleración en estados Unidos repercutirá en la economía global, mientras que Australia y el reino Unido son países demasiado pequeños para que una desaceleración produzca grandes efectos…En consecuencia preveo una desaceleración de alcance mundial a partir del 2007.

 

La mayor parte del sufrimiento y la pobreza del mundo pueden atribuirse a las políticas de estados soberanos; y sin embargo, estos no han constituido en ningún momento el objetivo de los manifestantes.

 

Los países en desarrollo que son ricos en recursos naturales tienden a ser exactamente igual de pobres que otros países menos dotados que ellos; lo que les diferencia es que normalmente tienen gobiernos más represivos y corruptos, y que a menudo se ven asolados por conflictos armados. Esta situación es la que ha pasado a conocerse como la “  maldición de los recursos”.

 

Los procesos de pensamiento no solo ayudan a resolver problemas también crean los suyos propios. Las abstracciones abren la realidad a interpretaciones distintas.

 

Las abstracciones generan una infinita variedad de puntos de vista; en la medida en que se disponga de un método medianamente efectivo para elegir entre ellos, el modo crítico debe ser capaz de acercarse mucho más a la realidad que el tradicional, que solo dispone de una sola interpretación.

 

El método científico ha resultado muy fructífero en el estudio de los fenómenos naturales, pero no tanto en la esfera social. La naturaleza actúa independientemente de nuestros deseos; la sociedad, en cambio, puede verse influenciada por las teorías que la afectan.

 

Uno es que las teorías pueden influir en el objeto de estudio con el que se relacionan. Le otro es que la comprensión imperfecta de los participantes introduce un elemento de incertidumbre en el objeto de estudio que hace difícil llegar a predicciones y explicaciones falsables.

 

Los mercados financieros están lejos de ser perfectos. Corren el riesgo de generar, en lugar de equilibrio, procesos de expansón-recesión que inicuamente se refuerzan a sí mismo, pero que a la larga resultan contraproducentes, y en cualquier caso únicamente son apropiados para la asignación de unos recursos escasos entre unas necesidades privadas que compiten mutuamente, y no por la prosecución de intereses comunes; es decir, de aquellos que necesitan decidirse mediante un proceso político.

 

Considero que la libertad es la disponibilidad de alternativas. Si las alternativas de la situación actual que tienen los individuos resultan muy inferiores, o si desplazarse implica un gran esfuerzo y sacrificio, estos seguirán siendo dependientes de la organización vigente y se verán expuestos a toda clase de restricciones y de modos de explotación. La libertad, pues, está en función de la capacidad de las personas para alejarse de sus posiciones actuales.

 

En ausencia de los presupuestos irreales de movilidad perfecta y conocimiento perfecto, la propiedad no sólo comporta derechos, sino también obligaciones para con la comunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s