Gatosauro.


A veces se cree que se puede vivir en medio de una burbuja, que en ningún momento tocará tomar un camino desconocido, abandonar la familia, amistades y conocidos ante la penuria generalizada de un país o dejar otro por la misma violencia política, pero ¿ cómo los recursos se pueden convertir en una maldición?

Tal vez se habla poco de la transformación de la China que en treinta años logró modificar las condiciones de vida de quinientos millones de personas, pero un líder como Deng Xiaoping constató que en el Gran Salto Adelante más de treinta millones de personas murieron por hambre, y frente a la imposibilidad de la disensión ideológica de la Revolución Cultural abrió posteriormente un espacio de reformas económicas, que a la vez de reconocer los logros de Mao Tse Tung para unificar y lograr la independencia de un pueblo, lo llevaría por una senda de paz y desarrollo precisamente a través del incentivo económico, descolectivizar la propiedad agraria, abrirse al mundo y descentralizar.

El éxito se ha cimentado sobre la capacidad de imitar y aprender, abrirse a la innovación y a la “destrucción creadora”, y a pesar de las dificultades presentes en inequidad social, los espacios ganados en supremacía tecnológica lo llevarán a alimentar su propio mercado interno una vez que desaparezcan las ventajas obtenidas mundialmente por mantener la devaluación de su moneda.

El liderazgo político implica visión y metas a largo plazo bien definidas en un terreno como el nuestro donde resulta fácil caer en una completa disfunción gubernamental y una corrupción generalizada e institucionalizada, como afirmó Deng: “ hacer que el gato case ratones, independiente que sea blanco o negro” porque las consecuencias de fracasar en las políticas sociales y económicas saltan a la vista, en términos de escasez y pérdidas de capacidades humanas.

Y pesar que en buena parte de occidente vivimos en un período de olvido de las virtudes cívicas, donde en el espacio público igual importa la verdad o la mentira, como lo recuerda Amartya Sen, la democracia aparece como fuente de oportunidades sociales para el ciudadano de a pie y provoca una respuesta social a las necesidades sociales y por medio del debate y la libertad de expresión conceptualiza las propias necesidades económicas.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s