La felicidad


 
 
    

La felicidad.

Lecciones de una nueva Ciencia.

Richard  Layard.

Editorial Taurus: 2005.

 

 

Las siguientes palabras gustaron , a pesar que su concepción de Ciencia no deja de ser limitada y que las mismas frases quedan sujetas a discusión.

 

 

-Nada se tiene, todo está perdido cuando nuestro deseo se colma sin placer. Lady Macbeth.

 

-Aunque las sociedades occidentales se han hecho más ricas, las personas que las forman no son más felices.

 

-La mejor sociedad sostenía Bentham, es aquella en la que los ciudadanos son más felices. Por tanto, la mejor política será la que genere mayor felicidad; y, cuando se trate de la conducta privada, la acción moral más correcta será aquella que dé más felicidad.

 

-Ya en siglo XX, las creencias religiosas perdieron fuerza, como también lo hizo a finales del mismo la creencia en la religión laica del socialismo. En consecuencia, no quedó en pie ningún sistema de creencia éticas ampliamente aceptado, por lo que, aprovechándose del vacío, se introdujo la “ no filosofía” del individualismo rampante.

 

-Si realmente queremos ser felices, necesitamos un cierto concepto del bien común al que aportar nuestra contribución.

 

-El bien común se define como la mayor de las felicidades, exigiéndonos que nos preocupemos por los demás tanto como por nosotros mismos; promueve también un cierto compañerismo hacia los otros, que es en sí mismo susceptible de aumentar nuestra felicidad y disminuir nuestro aislamiento.

 

-La felicidad es sentirse bien, disfrutar de la vida y desear que ese sentimiento se mantenga; y la desdicha sentirse mal y desear que las cosas sean de otra manera.

 

-¿ Cómo es posible mantener la confianza cuando la movilidad y el anonimato aumentan cada vez más en la sociedad?

 

-Somos seres eminentemente sociales y nuestra felicidad depende de la calidad de nuestras relaciones con los demás.

 

-La felicidad depende no sólo de nuestra situación y de nuestras relaciones externas; lo hace asimismo nuestras actitudes. A partir  de la experiencia en Auschwitz, Victor Frankl concluía que, en última instancia, “ al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal ante cualquier conjunto de circunstancias”.

 

-Nuestros pensamientos afectan nuestros sentimientos, las personas son más felices si son compasivas. También son más felices si se muestran agradecidas por lo que tienen.

 

-Los seres humanos han conquistado en gran parte  la naturaleza, pero todavía tienen que conquistarse a sí mismos.

 

-Los sentimientos positivos apagan los sentimientos negativos y viceversa.

 

-Las personas que consiguen dar sentido a la vida son más felices que las que viven picoteando de placer en placer.

 

-Nos sentimos atraídos por aquellos elementos de nuestras circunstancias que nos agradan, y nos repelen los que no nos gustan. Este modelo de acercamiento y rechazo resulta clave para nuestra conducta.

 

-El instinto humano es atraer hacia sí lo agradable y apartar lo que se desea evitar.

 

-Cuando las personas se hacen más ricas en relación con otras, son también más felices. Pero cuando las sociedades en su conjunto las que se hacen más ricas, no se vuelve por ello más felices.

 

-Veremos una clara tendencia de los países más ricos a ser más felices que los pobres. En este mismo sentido, a medida que países como India, México, Filipinas, Brasil y Corea del Sur van experimentando un crecimiento económico, se observa alguna evidencia de que la felicidad media también ha aumentado. La razón es clara: los ingresos adicionales son realmente valiosos cuando sirven para elevar a las personas por encima del umbral de la verdadera pobreza física.

 

-Que el aumento de la felicidad derivado de los ingresos adicionales es mayor cuando se es pobre y desciende a ritmo constante a medida que se es más rico.

 

-La  gente tiene muy en cuenta sus ingresos relativos, y estaría dispuesta a aceptar una reducción significativa de su nivel de vida si pudiera ascender en relación con los demás. Otro punto de comparación respecto a los ingresos es aquello a lo que se está acostumbrado. Cuando se le  pregunta a alguien qué ingresos necesita, las personas ricas siempre dicen necesitar más que las pobres.

 

-En cualquier sociedad los ricos son más felices que los pobres, pero con el tiempo las sociedades más ricas no son más felices que las más pobres.

 

-Por eso en las competencias olímpicas los medallistas que ganan el bronce se sienten más felices que los que ganan la plata, porque los que han ganado la medalla de bronce se comparan  con los que no han llegado a la medalla, mientras que los que ganan la plata piensan que podrían haber alcanzado el oro.

 

-En las empresas, a veces la única manera de mantener la calma es que los sueldos permanezcan en secreto.

 

-Por tanto, uno de los secretos de la felicidad es evitar las comparaciones con personas de más éxito que nosotros: compararse siempre con los de abajo, no con los de arriba.

 

-Y algunas cosas buenas no llegan a cansar nunca, como el sexo, los amigos e incluso hasta cierto punto el matrimonio. El secreto de la felicidad está en buscar aquellas cosas buenas a las que nunca podremos adoptar del todo.

 

-Las cosas a las que nos acostumbramos más fácilmente y que la mayoría dan por  supuestas son nuestras posesiones materiales: nuestro coche, nuestra casa. Los publicistas lo saben y nos invitan a “ alimentar nuestra adicción” gastando cada vez más.

 

-Que el dinero extra les resulta más indiferente a los ricos que a los pobres, el resultado es  que el beneficio derivado de los ingresos extra es en efecto menor cuanto más rica sea la persona. Por la misma razón, los ingresos extra suponen una mayor diferencia, en lo que a la felicidad se refiere , en los países pobres que en los ricos.

 

-Así pues, un país tendrá un mayor nivel de felicidad media cuanto más equitativa esté distribuida la renta, manteniendo la igualdad en las condiciones restantes.

 

-La desigualdad es mala porque los ingresos extra representan menos beneficios a los ricos que a los pobres.

 

-Las sociedades menos clasistas del mundo son las escandinavas, donde los impuestos son altos, la educación es muy buena y existe una cultura del respeto mutuo.

 

-Uno de los secretos de la felicidad  es disfrutar de las cosas tal y como son, sin compararlas con otras mejores. Otra consiste en descubrir que cosas nos hacen verdaderamente felices.

 

-Lo que importa es la calidad y la estabilidad de las relaciones, no su forma. Necesitamos a los demás y necesitamos que nos necesiten. Cada vez más, la investigación confirma la importancia primordial del amor. Las personas que mantienen relaciones amorosas con otro adulto tienen un mejor equilibrio hormonal y una mejor salud y son, por supuesto, más felices.

 

-Necesitamos sentir que estamos contribuyendo a la sociedad en su sentido más amplio. Por tanto, el trabajo no sólo nos proporciona ingresos, sino un mayor significado para nuestra vida. Por eso el desempleo supone tal desastre: reduce los ingresos, pero también reduce la felicidad al destruir de una forma directa el respeto mutuo por uno mismo y las relaciones sociales que se establecen en el trabajo. Por ello, cualquier sociedad debe perseguir el objetivo de un desempleo bajo y estable.

 

-El trabajo es vital cuando se quiere trabajar; pero también es importante que el trabajo sea satisfactorio. Quizá la cuestión primordial sea en qué medida tenemos control sobre lo que hacemos. Dentro de cada uno de nosotros existe una chispa creativa que, si no encuentra salida, se vuelve dañina.

 

-Según el filósofo Epicuro, “ de todas las cosas que la sabiduría nos porta para ser felices a lo largo de toda nuestra vida, lo más importante con diferencia es la amistad”-

 

-De todos los males sociales, uno de los que puede causar mayor infelicidad es la guerra: el terror y la pérdida personal que desencadena son imposibles de cuantificar. Durante el siglo pasado, más de cien personas murieron por su causa.

 

La descripción del hombre feliz de sir Henry Wotton:

 

-Este hombre está libre de ataduras serviles, de la esperanza de ascender o el miedo de caer, es señor de sí mismo, que no de territorios, y aun sin tener nada lo tiene todo.

 

-Lo que importa no es lo que la vida te da, sino lo que tú das a la vida.

 

-Si pensamos en cualquier persona feliz, encontramos detrás un proyecto. Si nuestras metas son demasiado bajas nos aburrimos, pero si son demasiado altas, nos frustramos. . La mayor felicidad procede de dejarse absorber por alguna meta externa a nosotros mismos.

 

-Una de las pruebas de la felicidad es preguntarnos si el mundo nos parece un lugar agradable.

 

-Si no somos capaces de ensanchar nuestras simpatías, podemos ver obstaculizada nuestra felicidad a pesar de nuestra riquezas: el cáncer de la envidia las devorará. En cambio, si somos capaces de disfrutar el bienestar ajeno, seremos más felices.

 

– Resulta más importante reducir el sufrimiento que generar felicidad extrema

 

-La caridad bien entendida comienza por uno mismo.

 

-Cambie de política, dicen, si las ventajas de hacerlo superan  a los inconvenientes, si no, manténgala.

 

-Deberíamos dejar de elevar la tasa impositiva mucho antes de que se alcanzara la igualdad completa. El grado óptimo está allí donde los beneficios de una mayor redistribución se vean compensados por las pérdidas derivadas de la disminución del pastel.

 

-Si obtenemos más felicidad del bienestar ajeno, haremos más para promoverlo y a su vez nos beneficiaremos de éste mayor felicidad del prójimo, pero si los economistas se dedican a alabar los éxitos del egoísmo, probablemente no estén fomentando una sociedad feliz.

 

-Los sujetos prefirieren arriesgarse a altas probabilidades de sufrir graves pérdidas con tal de no asumir la certeza de pérdidas mucho más modestas.

 

-No deberíamos vacilar, por tanto, a la hora de gravar gastos malsanos y también adictivos. Los impuestos claramente realizan una función  útil más allá de la de recaudar dinero con el que sustentar el gasto público: ayudan a reprimir nuestras tentaciones de llevar un modo de vida aún más febril.

 

-Por tanto, debemos considerar con bastante seriedad el argumento de que al aumentar los incentivos financieros estamos disminuyendo los incentivos de una persona para dar lo mejor de sí y sentirse digna en su profesión. La ética profesional es una motivación preciosa que no debería dejar de cultivarse.

 

-Los incentivos financieros surten efecto a la hora de escoger carrera o jefe. Pero, una vez que alguien se ha unido a una organización, tiene compañeros cuyo respeto constituye para él un móvil poderoso. Deberíamos explotarlo.

 

-Si queremos un empleo mejor, deberíamos enseñar a nuestros hijos que la satisfacción que nuestra profesión nos proporciona nace del trabajo bien hecho y no de ir por delante. Y no se trata de una opinión socialista: proviene más bien de la universal experiencia humana.

 

-Porque nuestro problema fundamental hoy en día es la ausencia de un sentimiento que una a la gente en lugar de esa noción que la vida es esencialmente una lucha competitiva.

 

-Ya lo dijo lord Keynes “ Durante demasiado tiempo nos han preparado para esforzarnos y no para disfrutar”. Tanto la seguridad como la paz de espíritu son bienes que deberían aumentar y no disminuir cuando la gente se vuelve más rica.

 

-La enfermedad más extendida hoy no es la lepra ni la tuberculosis, sino más bien la sensación de que nadie nos necesita, de que nadie se ocupa de nosotros, de que todos nos han abandonado: Madre Teresa.

 

-Los altibajos en el empleo y la llegada de la vejez constituyen las dos mayores amenazas para obtener ingresos estables. Y precisamente dos de los logros clave del Estado moderno han sido la mayor estabilidad económica y un mejor sistema de pensiones de jubilación.

 

-Un estado compasivo protege a las víctimas del cambio económico.

 

-Si la gente vive cerca del lugar donde se crió, cerca de sus padres y de sus viejos amigos, tiene mucho menos probabilidad quebrar sus vidas, pues cuenta  con una red de apoyo social. La delincuencia se reduce cuanto más sedentaria y homogénea es la comunidad.

 

-Como enseña la naturaleza, la felicidad depende menos de las cosas externas de lo que la gente cree.

 

En el fondo la mayoría de la gente es feliz como decide ser: Abraham Lincoln.

 

-A nadie se le puede hacer sentir inferior sin su consentimiento: Eleanor Roosevelt.

 

-Es imposible ser feliz sin desarrollar una perspectiva positiva y una sensación íntima de poseer un espacio que en última instancia es impermeable a los acontecimientos exteriores.

 

-Como explica Dalai Lama: Por experiencia propia veo que, cuando practico la compasión, recibo un beneficio directo e inmediato… recibo un beneficio del cien por cien, mientras que para otros no pase del cincuenta por ciento.

 

-En los matrimonios estables, la gente menciona cinco pensamientos positivos por cada uno negativo, mientras en los matrimonios fracasados la proporción es inferior a uno.

 

-La perla está oculta en el campo y el campo está en vuestros corazones y allí debéis cavar para encontrarla; y cuando hayáis cavado hondo y la encontréis, véndelo todo para comprar y redimir ese campo: George Fox, fundador del cuaquerismo.

 

-El concepto budista de interés por lo que ocurre a nuestro alrededor encierra un mensaje para todos nosotros.. Dice así: cultiva tu capacidad de sobrecogerte y maravillarte; saborea las cosas de hoy y mira a tu alrededor con el mismo interés con el que mirarías una película o harías una fotografía; relaciónate con el mundo y con los que te rodean. En cierto sentido, como decía León Tolstoi, la persona más importante del mundo es la que tiene delante en un momento dado.

 

Como escribió Ezra Pound: “ Cuanto  amas bien, perdura; el resto se esfuma”.

 

 Como el dice el rey Teseo en El sueño de una noche de verano:

 

El loco, el amante y el poeta son de imaginación completa; y los tres aprehenden más de lo que la razón sola alguna vez comprende.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s