Carlos Castro Saavedra


 
 
 Maté la bohemía que un día, ya lejano, quiso matarme, y estoy convencido de que el poeta no está condenado totalmente a la miseria. Esta fatalidad, que todavía impresiona a los espíritus locales y conviene a la injusticia social, pertenece a la época ingenua y pastoril en que las grandes mentiras llegaban a convertirse en grandes altares. El poeta es un hombre, antes que todo, y como tal debe luchar, no sólo por la perfección de sus versos, sino también por el pan diario, por el lecho y el techo, por la esposa y el hijo, y por la dignificación de la vida en todos los sentidos. Se acabaron las noches rimadas y los ebrios en los bares que pagan con una moneda de aguardiente. El hombre universal, el poeta, que de verdad lo es, está despierto en medio de sus letras, construyendo, el futuro, haciendo su propio camino y el camino de los otros hombres.
 
Carlos Castro Saavedra. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s